sábado, septiembre 12
Decía mi buen amigo Franarama que esto no era Lepanto. Desde luego que no, si buscan ustedes analogías, la catástrofe de las Gelves sería más acertado. Nueva derrota de España en el Eurobasket, en esta caso frente a la invicta Turquía, en un rácano encuentro decidido 63-60. Ha sido un partido gris y arisco, mucha defensa y poco talento, Turkoglu frenado y Navarro gris, precisamente los dos mejores artistas.
Únicamente Rudy Fernández y el poderoso juego interior otomano (al que subestimaba en anteriores comentarios) hicieron levantarse a los espectadores. El arbitraje, con todo el respeto del mundo, tan caótico como los calendarios del Eurobasket, extraños, agotadores y raros. No se aclarán, da la sensación de lo que es mejor es hacer 40 faltas brutas que te pitarán 20, que si haces diez, te sancionarán cinco. Se sanciona más protestar que agredir. España no lo ha sabido ver y los turcos sí.
En el apretado final, Sergio Scariolo ha tenido un plan muy interesante. Sabiendo que todos buscaban a Pau, Navarro y cía, ha apostado por Sergio Llul. Llul había jugado muy poco, pero teniendo en cuenta el mal partido de Ricky Rubio (el entrenador turco sabía que su fuerte no es el tiro y lo ha corta perfectamente), debería haberlo hecho más, pero es un excelente defensa y ha hecho un buen trabajo en esa faceta. Llul ha sorteado a los defensas y se ha encaramado a un mate, le han frenado - tiene pinta de que con falta- y se ha perdido el encuentro. Marc Gasol, que es un jugador muy parecido a Nocioni, valiente, elegante - pivota muy bien- pero bocazas, no se ha contenido y ante los micrófonos de La Sexta ha dicho que Scariolo se ha equivocado y que Llul es un recién llegado.
Esta no es la España que se conoce. En primer lugar, los árbitros se están equivocando, algunos como Brazauskas parecen tener hasta cuentas pendientes con algunos, pero no siempre pueden ser la excusa. Pau, un súper-clase con anillo, se está mostrando timorato, ¿qué le pegan mucho? Claro, es el mejor, ¿qué esperaba? Además Pau, con todo el cariño y la admiración del mundo, deberías cuidar el tiro libre, das confianza a los rivales a macharte aún más. En cuanto a los colegiados, pues sí, son caseros, ¿y qué? Su nombre va a ser olvidado de aquí a dos semanas, el tuyo va a vivir como del mejor ala-pívot de la historia de España, ¿no te merece la pena callar, hacer de tripas corazón y tirar adelante?
¿Tirar adelante? Pues sí, la carambola de resultados le ha lanzado un guiño a los juniors de oro, si superan los dos durísimos compromisos con lituanos y polacos, pasarán a cuartos. Turquía, bien dirigida y coordinada, ha estado de los nervios hasta el último cuarto con un equipo hundido desunido, con un entrenador que no está viendo bien los cambios y no emplea con su usual maestría a piezas destacas. Entre los jugadores, decir que Mumbru y Garbajosa, piezas vitals en Japón, Madrid y Pekín, empiezan a necesitar recambio. Con todos los honores, pero sus probemas físicos están diezmando una tropa donde el exceso de Ricky asta en la sopa no ayuda.
En conclusión, los turcos le han enseñado la mejor cara (juegan en equipo y son grandes tiradores) y la peor (que un jugador de la calidad de Illyasova se dedique a tirarse y hacer teatro es de juzgado de guardia). Están tocadísimos, pero aún tienen tiempo. No ya de vencer un europeo complicado, sino de ser de nuevo doce amigos. Marc, si quieres cuestionar a Scariolo hazlo, pero en petit comité (villa de Languedoc) no delante de micrófonos y sin insultar a un camarada. Si ganáis, ganáis todos, si perdéis, perdéis todos. No os van a quitar la cena por eso, tenéis demasiadas medallas y hermosos recuerdos para que el aficionado/a inteligente lo olvide por las buenas.
Fuera del cabro en la canche, claro que no odiamos ni a turcos, ni lituanos, ni británicos, ni eslovenos... Apoyemos a estos chavales no por haber nacido en la tierra del toro, sino porque juegan muy bien a basket, todos les han dorado la píldora (hasta el exceso, de hecho, Pepu Hernández, ojo clinico y arquitecto de la máquina, afirma en un diario que la Federación los ha saturado de amitosos y compromisos publicitarios) y ahora empiezan a desertar. Veamos buen basket por favor chicos, aunque nos larguen el lunes... Ya sabéis, os sonreís, jugáis pasándola, con equilibrio de minutos y sin mirar tanto al árbitro, que también os robaron en la final de Lisboa y la terminastéis ganando contra la todopoderosa USA.
¿Traducción? Si nos ganan, porque sean mejores, no porque tenemos cuña en nuestras propias filas.
Cordiales saludos a todos/as,
El Viejo.
Publicar un comentario en la entrada