martes, septiembre 15
Se ve que a todos nos animó que la selección ganase a Lituania, porque mucha gente fue ayer a basket al Parque de los Teletabies. Para muestra un bótón, terminamos jugando un cuadrangular. Hubo muchos nombres e incidentes, imposible recordarlos todos, pero intentemos hacer un poco de balance.
El equipo protagonista fue sin duda el formado por Juan Manuel Luque Gomarín (a quien a partir de ahora llamaré Juanma por comodidad), Antonio Joaquín Fernández Castillejo (Antonio), Paco y cía. Sin duda fue el equipo más potente e todos los que participaron en el campeonato, pero claro, esto siempre trae la polémica de Cheat team, equipo trampa. Ellos se justificaron diciendo que habían llegado antes, que se formó un barullo y que estaban hechos. Creo que cuando todos tenemos un equipo de esas características lo que menos queremos es que se termine, pero el equilibrio es fundamental para una buena competición. La próxima vez se quedo en hacer tiros libres en la selección, aunque yo sigo pensando que no hay nada mejor (o menos malo) que la decisión de cuatro apitanes.
Dicho lo malo hay que elogiar lo bueno. Juanma hizo una defensa fantástia, muy bien apoyado por sus hombres interiores, con un Paco que es un jugador de muy similares caracteríticas a él, lo que le permite poder tener menos responsabilidades doblar balones. Además, si necesitan juego exterior están bien abastecidos con Antonio, de quien ya hemos hablado. El restode los equipos tuvimos que contentarnos con el segundo puesto, que terminanos llevándonos nosotros gracias a estar muy finos en la canasta donde jugaban los "perdedores" de los anteriores partidos. En especial Miguel Collado León, alias Easmo, estuvo muy fino. Pudimos jugar muy cómodos, gracias a su corpulencia gana muy bien la posición y en sociedad con Rafa Navarro Samaniego tenemos asegurados un buen número de rebotes.
Lástima que medirnos al equipo de Juanma nos devolvió a una dimensión más real. Empezmos muy cómodos, anotamos cinco canastas rapídismas (una de Easmo y cuatros tiros exteriores míos) nos pusieron con un colchón. He de decir, y si me quieren dejar por embustero, pregunten a jugadores como Jimmy o Rodri, que cuando anotas tus cuatro primeros lanzamientos te envaneces un poco, sé que pusimos el arma en la nunca de nuestro rival, pero no supimos disparar. En especial me gustó poco que Fran, gran amigo y nuestro jugador novato aquel día se mostrase un pelín negativo con nuestras opciones desde el minuto uno. En los cómodos (relativamente hablando) partidos de tercer y cuarto puesto, todo iba como la seda e insistía en que no quería mezclarse, que con nosotros al fin del mundo. Es un poco síndrome de cascarón de huevo, acabas de llegar,piensas que tus rivales son extraterrestes y no seres humanos amables y educados, te escudas en tus amigos y piensas que te sacarán de todas.
Por desgracia eso no es así, Daniel Collado lo terminó aprendiendo, Justo Martín Collado, su primo también y espero, Fran también lo haga. A medida que progresas te das cuenta de que mientras más delegas entras en deuda. Me explico, podemos censurar qu Juanma no nos doble un balón si estamos libres en triple, pero si en la siguiente jugada nos la dobla y nuestro tiro no toca ni aro, pierdes un poco de crédito. Es decir, si quieres criticar a los compañeros/as (algo que no recomiendo porque diezma filas cuanta más unión se necesita), es recomendable que seas capaz de hacer 48 puntos y 14 rebotes cada vez que vayas. Así dirán que eres un imbécil impresentable con el que no se tomarían ni una Coca-Cola, pero que juegas muy bien al basket. Conste que no pretendo con esto iniciar una guerra con Fran (a quien aprecio), es solamente un ejemplo de que iniciar un "motín" empatados a todo con el mejor equipo rival posible es negativo.
Y es que con todo Fran lo hizo bien. Botó y la pasó con criterio, hizo su labor defensiva y fue superado por Juanma y Paco en jugadas puntuales debido a la mayor experiencia de ambos. Lástima que nuestro plan de revancha saliera bien en la pizarra (donde ganamos todos, por cierto) y mal en la ejecución. Se quisó bascular mucho el juego hacia Easmo. Aparentemente puede parecer que el ninten-center fue un egoísta, pero en realidad fue todo lo contrario.Quisó focalizar al rival, pues era el único con cuerpo suficiente para resistir su empuje de fuerza. Lo hizo muy bien, no perdió ni un balón y tiró ganchos que casi siempre entran... pero los duendes de los aros le dijeron que no. Con todo, creo que hay que felicitar a Easmo por el buen nivel desplegado.
Ironías del destino, cuantos menos equipos se fueron quedando, muy cerquita de los récords de victoria y de imbatibilidad regitrados, el equipo de Juanma tuvo una pájara. Por primera vez se encontraron con una escuadra compensada y bien curtida, hecha con los restos de los tres anteriores equipos. Especialmente destacaría a dos, Wandes y Rafael Navarro Samaniego. Wandes, recién venido de unas vacaciones en San Sebastián, es el típico jugador eléctrico y de arrancada que rompe defensas con sus movimientos, aunque a veces sea algo indiscplinado. Rafa, por el contrario, es un jugador obediente y tácticamente muy sensato que sería la delicia de los entrenadores y la pesadilla de los epectadores por su poca imaginación (en ocasiones) atacando.
¿Y cómo tumbaron a los Juanma, Antonio, Paco...? Jugando al baloncesto. Simple y llanamente. Por primera tuvieron en frente, siento reptirme, un rival que creía en sus posibilidades. Además, el señor Navarro hizo su trabajo sobre Antonio, privando del más exquisito tirador exterior al rival. En descargo de Juanma y sus compañeros, excelsos toda la tarde, hay que defender que el agotamiento iba haciendo mella y que Wandes y alguno más estaban frescos. Impensable pero cierto, el último robo defensivo no fue de Rafa sino de Wandes, mientras que la afortunada canasta en reverso no fue de los rápidos el equipo, sino de Navarro.
Aquí quiero hacer un pequeño excursus y aclarar un comentario desafortunado que tuve. Envidioso de que fueran otros los que finalmente lograsen tumbar al gallito del torneo, di a entender con algún sobreentendido que Rafa no se esforzabalo suficiente con nosotros y sí con otros. Esta acusación es totalmente falsa y únicamente tiene un fundamento. Rafa, aunque no lo parezca, tiene problemas de asma, a veces, en el nudo del partido, reserva energías para el final, cuando realmente se decide todo. Aunque ya lo haré personalmente, quiero que queden aquí mis disculpas adelantadas por cualquier posible malinterpretación.
En otro orden de cosas, me gustaría destacar a Daniel Collado León. Muchas veces se le ha censurado porque tiene cierto recelo a jugar a veces con determinados compañeros, a veces se desconcenra... pero hizo un trabajo soberbio anoche durante las tres horas (se dice pronto) que estuvo en cancha. Cuando tiro desde la esquina estuvo mortal, por primera vez en mucho tiempo le vimos buscando (y logrando) rebotes y además, su buen humor contagió a todos, tras escapársenos por un punto la victoria, logró levantarnos a todos para hacer un buen papel en el partido de consolación. Además, en descargo de otras polémicas, quiero subrayar que se quejó muy poco, Fran, Rafa y yo, tuvimos muchas ocasiones la opción de doblarle bolas a a esquina. Las que recibió las anotó o se quedó cerca, pero nunca tuvo un mal gesto o protesta. En definitiva, impecable. Mereció ganar más partidos.
Y ahora, a ver ese España-Polonia que será una final...
Publicar un comentario en la entrada