sábado, noviembre 14
Se veía venir, con tantos partidos apretados, finales agonizantes y golpes en frío (hay que ver lo que duele un choque en seco en invierno), ganaría el equipo que mejor mentalizado llegase a los instantes decisivos. Éramos Jorge El Búho, Carlos Ortiz Ariza, Rocho y yo, frente a Juan Manuel Luque Gomarín (de dulce desde septiembre, encantando de reencontrarse con su juego), Rafael Navarro Samaniego, Manu y Samuel Gracia (Sammy).
Lo cierto es que después de una semanita de obligaciones, sentaba bien volver a estar en pantalón corto. Nuestro equipo no cumplió el tópico de que quien empieza fallando los tiros libres en la rueda del calentamiento sale con dudas, en realidad, empezamos como motos. Nos colocamos con buenos parciales, pero los de Juanma hicieron la goma, nunca se perdieron del encuentro ni se salieron de él. La canasta inaugural para ellos, la psicológica, fue abierta por Rafa Navarro. Creo que hasta entonces les había impresionado la dureza con la que estábamos defendiendo y las buenas ayudas que mandábamos contra Juanma.
Lástima de los triples. Creo que Carlitos y yo podemos hacer más en esta faceta, estuvimos fallones, aunque entraron los primeros lanzamientos, los más cómodos. Creo que la pesadez de Sammy ayudó a estorbar la concentración, pero deberíamos anotar más en la línea del arco, con mejores porcentajes. A Búho le exoneró porque acababa de venir tras mucho tiempo sin jugar. En cuanto a Rocho, que no se suele prodigar en basket, nos sorprendió con un tiro de media distancia muy decente que obligó a recorrer más distancia de la apreciada por Rafa Navarro, este año mucho más cauto debido a la rodilla.
Ningún equipo se iba del todo. Manu inició entonces muy valientes penetraciones que tenían ciertas semejanzas (cada uno a su escala) con las del sesacional Manu Ginóbilli. El amigo Manu debió de pensárselo dos veces gracias a las clavijas apretadas por Carlitos, pero nada le desaminaba, incluso contundentes (aunque no antideportivas) faltas. Yo mismo logré birlarle alguna bola, pero daba la sensación de que no iba a parar, fue abriendo un agujero y la potencia de sus piernas y salto se convirtió en el apoyo que Juanma necesitaba para desmarcarse.Dudó que nuestro rival ayer hubiera ganado sin Manu.
Seguimos en el juego gracias a chispazos. Búho reverdeció laureles y sus medio-ganchos superaron la muralla de brazos rivales, mientras Rocho seguía anclado en el punto Arlauckas, para que Carlitos buscase sus fintas. Pero esta vez sus marcadores le trincaron mejor, aunque movió muy bien la bola (lo excelente de Carlitos es que si tiene el día anota mucho, si está fallón, es un pasador muy bueno y nos da muchas otras opciones), con alguna chapa. Nadie se iba del todo. Por cierto que alguno le sorprendió mi trash talking, cuando trataba de desanimar al amigo Rafa Navarro en el lanzamiento exterior. Quiero decir, como ya demostré ayer, que yo no subestimó a nadie, menos a un jugador que lleva tantos años como él, simplemente suelo intentar hacerlo con el contrario que está a su mejor nivel, como hacía el viejo Easmo conmigo no hace tantos cursos. Además, no se me caen los anilos por reconocer que la antigua añazaga fracasó, de hecho, Rafa fue uno de los que mejor apuntó y tiro en los minutos finales, los que, afirman los entendidos, le gustan a los competitivos.
A partir de aquí, nuestra contundencia defensiva fue respondida por el rival. Sobre todo Manu y Juanma (totalmente en serio, me admitió que creía que una de las entradas que le cortó a Carlitos tras un magnífico pase de Rocho, le hubiera costado irse cuanto menos al banquillo de tener arbitraje real), no se dejaron acomplejar. Sammy, que parece el tipo que más fe tiene ahora en estos lances, anotó alguna canasta muy dolorosa. Pero el más listo fue Manu, volando por encima de Carlitos y de mí para un palmeo de mucha calidad. El palmeo es uno de los tiros que más me gustan, es un premio al más pillo, al inteligente, al rápido, al que no se espera que le caiga la bola.
Cuando Juanma empezó a ejercer de MVP, logramos tirar de corazón para seguir vivos. Creo que logré una bonita canasta entre Juanma y Manu, dejando una bandeja agónica en un mas que probable dos más uno. Intenté la clásica jugada de bloqueo y continuación para salir de empate, es una jugada que a veces da muy buenos resultados. El otro equipo pierde el liderato y ya lleva un 5-0 de parcial, por lo que me vuelven a entrar de inmediato, pudiendo doblar a otro triplista, como Carlitos, para intentar poner la barrera de los ocho. Pero estaba pensando muy rápido y Rafa Navarro me leyó soberanamente bien las intenciones. El tiro lo escupió el aro, es cierto, pero tuve que forzar más la maldita suspensión por su persecución a toda cancha. ¿Debía haber desistido ante esa caza y buscado al compañero más desmarcado? Sin duda, es una jugada que no repetiría si tuviera ocasión.
Me gustó que en los últimos minutos demostramos defensa, garra y buenas virtudes que no hacen más digerible la derrota pero te da a entender que sigues en el partido. Perdimos finalmente de diez puntos, sentenciados por el excelente lanzamientos interior de los otros y nuestro bajón en el instante decisivo, aunque teniendo en cuenta que algunos compañeros estaban recuperando la forma, no habla mal de nosotros dar la cara todo el encuentro.
El pequeño partido final, (donde se incorporaron Daniel Collado León y otros dos amigos suyos del ciclo) fue anecdótico. Creo que los "rookies" se llevaron una impresión equivocada de cómo jugamos los mayores, la oscuridad se sucedía (Búho y Carlitos se llevaron pelotazos) y mucha gente se tomó el día libre. Particularmente Carlitos y yo (los tiradores somos así, qué le vamos a hacer), decidimos meter todo lo que antaño daba en el aro. Rafa Navarro se sorprendió tanto de dos triples seguidos que hasta que tuvo que ir a vigilar a sus hermanos pequeños me siguió a Sol y a Sombra. No me gusta mucho este tipo de marcajes, como a Xavi con el Almería, creo que le restan lustre al juego, se priva al partido de las prestaciones de dos (del cazador que se dedica en exclusiva a seguir tu sombra y del cazado que no se puede quitar a esa lapa al estilo discoteca de encima), pero son perfectamente legales y se hizo sin ninguna falta. Los compañeros dieron la cara y Daniel anotó sus dos primeros puntos con los "grandes" este año. Se espera mucho de él este año, no solamente en baloncesto. Van a ser 365 días donde no se aburrirá, estoy convencido de ello.
En la bajada de vuelta al barrio, me pasó algo divertido y que ahora valoró mucho más que antes. Me encontré con algunos de los chavales que entrena el que antaño fuera mi base, Juan Carlos Obrero (Juanka para los amigos) y me soprendió que algunos de los chavalines (Lupos, El Zurdo y un amplio etceterá) se acordaban de haber cruzado algún partidillo conmigo. Fue una charlilla breve y muy agradable, los chicos valen mucho y espero que el Saavedra se tome pequeñas molestias como encenderles los focos y darles una equipación decente. Además, mi aprecido Juanka tendrá que currar, porque aunque hay profundidad de banquillo, bajas como la de Juan Miguel González (Guigui) y Sammy deben notarse.
Y ahora a seguir dándole a los apuntes. Rabia jugar solamente un día a la semana... pero a diferencia de otras temporadas compensa y vale la pena la espera. Me gusta el ambientillo y la ilusión de la gente. Ha vuelto el buen rollo. Que sea para quedarse.
Se oye... "El Madrid es la repera y hará ruido, raro si no araña algún título. Uno seguro. Pero a ver cómo llega Lavrinovic en junio", afirma el bueno de Juanma. "A quien no se entiende es el Unicaja, arrasando en la Euroliga y problemas ACB", resaltaba Rafita. Otros me dicen que a quien hay que ponerle un ojo es al Fuenlabrada. Y lo de la gripe A ya mosquea. Y en la NBA, el que brama en la fuente soy yo: "No me gusta el Kobesistema, pero noches como la Houston demuestran por qué domina cómo domina y está en la élite. Súper-clase". Y Manu sonríe mientra dice: "Lo de Wade sobre Varejao es falta". Desde luego que lo es, pero, sinceramente, tras verlo otra vez y ver las cejas levantadas de Mike, ¿qué árbitro mortal se atreve a decir que no vale?
Publicar un comentario en la entrada