sábado, noviembre 21
El tiempo aprieta y mejor hacer a crónica, aunque sea con los hechos demasiado frescos para ser objetivo, que permitirlos caer en el olvido, no sé cuando la agenda me va a permitir volver a bucear por el blog, espero que pronto, pero curémonos en salud. Ayer tuve la fortuna de poder elegir y ensamblar un equipo muy cuco, la verdad, juntad si os parece a un Juan Manuel Luque Gomarín (Juanma), Rafael Navarro Samaniego y Manu, os prometo que es una escuadra a tener en cuenta. En frente tuvimos a Rocho, Álvaro González (que siempre raya a gran altura), Jorge El Búho Juan Antonio Haro.
El 30-30 de los primeros minutos reflejó la igualdad y las defensas aceptables que estamos vivindo hoy en día. Entonces los aros empezaron a sonreírnos. Rebotes afortunados en suspensiones, palmeos de Juanma (este año está en todas y además es muy preciso en los pases a los compañeros que cortan) y no parecía preocuparnos demasiado el mal arranque ofensivo de Rafa. Doblamos muchos balones a su ala, pero el hierro, la paleta o la mala suerte le diezmaban. Fuimos pacientes, dejamos a nuestro ala-pívot recapitular, mientras que nuestros rivales, que defendieron a muy buen nivel, cargaron las culpas en Juan Antonio, que no estaba teniendo su día en triples.
Juan es un base muy peculiar y original que nunca te deja indiferente, o te encanta o te desespera. Abré la zona con maestría, busca la fantasía y rara vez es egoísta, cambio tiene problemas en defensa y a veces complica las cosas. Pero es así, seria como pedirle a Rafa 10 de 10 en triples, a Jimmy (por cierro, que cumplió años hace muy poco) que controlase su emotividad jugando o a Juanma no jugar por dentro. Cada uno es como es, cuanto antes lo sepamos más aprovecharemos sus características. No fue así y Juan Antonio terminó saliéndose. En esos momentos, afortunados triples de Manu y míos estiraron la goma, nada dramático,pero pudimos dormir el partido. Lo de Juan Antonio creó mal rollo y su equipo lo notó, aunque Búho se sacó medios ganchos que les mantuvieron a flote.
Mas el otro equipo no se rendía. Rocho está alucinante para ser un jugador poco habitual, trabaja como nadie en defensa y hasta ha cogido tiro en media distancia, mientras que Álvaro y Búho son un seguro de vida. Las incorporaciones de Daniel Collado León (camino de hacerse el rey de los veinte y unos del Saavedra) y su colega del ciclo Sergio, les dieron una ventaja numérica que aprovecharon para bajarnos a cuatro. Entonces el aro e encoge y las manos se precipitan, todo el mundo fallaba. En éstas apareció Rafa Navarro para tomar una decisión precipitada, alocada y genial, como si le hubieran dicho que era la final de la NCAA y que quedaban dos segundos con su equipo uno abajo, ni corto ni perezoso pivotó entre manos levantadas y soltó un lanzamiento a tabla a mil por hora, generalmente el tipo de tiro que no entra a un pachanguero cordobés... salvo que se llame Kevin Garnett o algo así. Pumba, a tabla y dentro, además sonoramente. Desde entonces Rafa no falló ni una canasta y le duró la racha hasta en la revancha.
Con Rafa en estado excelso (hasta pivotando por encima de Álvaro y anotando a la media vuelta), poco importó que el equipo rival cambiase cromos (salió Daniel con su colega y entro otro muchacho, creo, pero no estoy seguro, que Xavi), salvo un inicio parejo, 11-10 para ellos, otra vez tuvimos la oportuna racha de los triples. Aún no me explico como algunos de mis compañeros pensaron que íbamos perdiendo, pero no fue así, como los propios Rocho y Álvaro les dijeron, el 50-30 era en su beneficio, pero los tiros de Búho (mortífero si le dejas armar el brazo) permitieron maquillar, cayendo ellos al final de quince. Hay que aplaudir lo agresivo que fue Manu, penetrando constantamente, sin ningún miedo, aunque ni Búho ni Alvaro reparten galletas (bueno sí, pero de las otras).
En fin Pilarín como decía un antiguo profesor, hubo otro duelo interesante antes de que yo llegase. El equipo de jovencitos del Saavedra se midió a los pachangueros veteranos Juanma, Rafa, Búho, Álvaro y Rocho. Como era de esperar ganaron de calle, pero los cachorros de Juanka dieron alguna pincelada interesante, destacando El Zurdo y Lupos. Para satisfacción personal, decir que en los pocos minutos que jugamos Manu y yo tuvimos un parcial favorable, además anotamos nuestros dos único tiros de tres.
Finalmente, Juan Antonio terminó jugando con ellos. Espero que el próximo partido vuelva a hacerlo con nosotros. Paralelamente a lo dicho, el bueno de Samuel Gracia (Sammy), tuvo una mala papeleta en una cancha complicada (que le pregunten a Guigui, por ejemplo), en C.E.S.C, cancha que se le da muy bien a los locales, además con media superior de altura. El equipo de nuestro Sammy tuvo problemas, pero bajaron notablemente el colchón de los 20 puntos, hasta ponerse a unos amenazadores 9 tantos. Finalmente no pudo ser, pero si defienden con la intesidad del último cuarto tirarán a arriba.
Suena por la pachanga: "El regreso de Pau da otro dimensión a los Lakers", sonríe el bueno de Juan Antonio al hablar del regreso del ala-pívot catalán contra Chicago. "De nuevo favoritos a repetir", afirma Juanma convencido. Otros como Manu ponen el acento en la ACB "Potente el Real Madrid".
Publicar un comentario