sábado, noviembre 28
Buenas noticias ayer, en primer lugar que era viernes, la segunda, que todos los que salimos anoche, tuvimos la precaución de dejar grabando en Cuatro un partido que fue bastante divertido, Boston Toronto. Ayer se cumplió la tradición del Saavedra, empezamos jugando un cuatro (Carlos Ortiz Ariza, Rocho, Rafa Navarro y yo) contra tres (Juanma, Búho y Manu). Algunos compañeros y yo hicimos una locura que no recomiendo a nadie que es salir a jugar de inmediato, sin calentar y no pocos con la comida aún fresca en el paladar. No estoy justificano con ello nuestros malos porcentajes de tiro iniciales, sino indicando lo que no se debe hacer para no estar lesionado.
Afortunadamente no hubo más desgracias que ver a Juanma campando por la zona a sus anchas. Rafa que estuvo pegado a él terminó bastante desesperado. Dominó como casi siempre y se fue a sus cuatro tapones (uno de ellos a mí). El colchón de 20 parecía dramático, pero comprendimos que había que usar la baza de un jugador más, la pasamos y pasamos, hasta abrir un hueco. Un inportuno golpe de Carlos hizo que tuviera que abandonar el encuentro con ellos 16 arriba, ahora el partido sería parejo.
Golpeamos bastante bien y hasta tuvimos triples con fortuna (y más que hubieran podido ser, pero Manu patrullaba la zona), acercándonos lenta pero inexorablemente... sin embargo, estando a 7, tuvimos que abandonar la pista, se disputaba un encuentro entre los chicos del Saavedra entrenados por Juanka y el equipo de Samuel Gracia (Sammy), Los Salesianos. A los segundos los entrenaba Manolo, quien ya fuera técnico de uno de los compañeros que tuve aquella tarde, Rafa Navarro y del que siempre me ha hablado maravillas. Hace unos años, Easmo y yo tuvimos ocasión de hablar con él en un desplazamiento a jugar a cancha de Salesianos, confirmándose la buena reputación que tiene.
El siguiente encuentro, donde hubo fichajes (Daniel Collado León y su compañero de Ciclo, Sergio) fueron para las huestes de Juanma, mientras que a nosotros se nos unía una baja del equipo de Juanka, Álvaro, cuya melena mirará algunos de nuestros veteranos con cierta envidia;fue divertido, ofensivo y a dos pistas.En ellas, al fin, el MVP de tantos partidos, Juanma, mostró algunas lagunas que sabe ocultar normalmente con mucha brillantez. Beneficiado por el juego en estático, quisó imponer ese ritmo que también venía bien a Daniel (que anotó un gran triple), arrancando con un prometedor 8-4.
A partir de ahí, de Tácito acuerdo, impusimos un corre-calles, sé que a algunos no les gustó, pero he de decir en nuestra defensa que era el ritmo que mejor nos venía y que éramos plenamente conscientes de lo que hacíamos. Aguantamos muy bien y a gran ritmo, nuestra principal duda, Rafa Navarro (por su principio de asma), se disipó al ver a Rafa alzarse en las canasas roídas de la otra pista, para irse a los 20 puntos. Se sintió cómodo y puso en serios aprietos a Juanma, las torna daban la vuelta. Nos fue muy bien también en triples y nos dimos cuenta de cómo poner en aprietos a excelentes defensores como Búho y Juanma.
Entre Álvaro, Carlitos y yo, les fuimos sacando a puntearnos fuera y a cortar en la zona, dándoles un metraje a sus piernas al que no están acostumbrados. Poco a pocos íbamos tirando más cómodos y ellos llegando más tarde a las ayudas. Si Dani no hubiera tenido molestias en las plantas de sus pies quizás no hubiéramos tenido esa ventaja, pero al fin estábamos por delante. El equipo rival sufrió la pérdida de un Daniel que está teniendo problemas físicos que le impiden jugar todo lo que quisiera, pero lograron un buen fichaje sustituto, un espotáneo chaval que era velocísimo, tanto, que Juanma no dudó en darle balones largos para que corriese. Nos sorprendió y dio la vuelta al encuentro a lo Sergio Llul.
En ese momento cometimos varias torpezas. Erré un fácil pase que nos costó un contra-ataque, mientras que comprobamos que el melenudo Álvaro tiene un defeco típico de esta clase de jugadores explosivos. No es nada raro ni grave, le pasó a Jimmy, le pasó a Luixmen y ahora le está ocurriendo a él. A veces se desgastan en alardes innecesarios y asumen demasiadas resposabilidades que les lastran en los últimos minutos, pero con todo, he de decir que quedamos muy impresionados por su rosario de habilidades, expecialmente una canasta rompiendo la cintura a Juama y para dentro que fue preciosa. Cuando vuelva a estar totalmente fresco, será un refuerzo que Juanka no podrá negar les da otro escalón.
Volviendo al partido, encontramos en lo más simple, el juego en equipo, las claves para seguir vivos. Rocho cortó muy bien la zona y tuve la fortuna de verle, creo que fue una jugada bastante bonita. Rafa, que tuvo diez minutos donde el aro no quisó que la metiese, anotaba fuiriso en la pintura, Álvaro, Carlitos y yo volvíamos a afinar en el triple, nos sentimos muy cómodos más allá del arco, sobre todo por la generosidad de Rocho y Rafa. Cuando quisimos darnos cuenta estábamos a cuatro. Recuerdo la dolorosa faena de fallar completamente solo sendos rebotes defensivos que nos hubieran venido muy bien. Esto vino acompañado de un colapso de Juanma, menos cómodo a dos pistas, pero encomendó su suerte a Búho y Manu y estos no le fallaron. Sendos triplazos.
Con la fortuna de tener los focos encendidos, pudimos alargar el encuentro, no recuerdo cómo, pero anoté un reverso desquiciante entre un mar de manos que acabó en un bonito movimiento. Seguíamos vivos y nos lo estábamos creyendo. La nueva igualdad se siguió en un toma y daca que acabó con victoria de nuestros rivales, por 2 puntos.
Sé que quizás hubo que tener más basket control, pero hay que dar fe de que tuvimos sed de rebote y jugamos muy concentrados todos, me niego a pensar que fuera un corre-calles sin más... es noviembre, esto está mejorando y vamos cogiendo la forma. Lo importante no es cómo jugamos ahora... sino cómo podríamos jugar dentro de unos meses.
Publicar un comentario en la entrada