miércoles, diciembre 9
Lo bueno de un puente es que tienes tiempo para todo. Si hay que estudiar encuentras las horas libres y tranquilas como si fueran rosquillas. Si por el contraro te pide cuerpo noche, díficil será no coincidir con amistades e íntimos/as cuanto menos dos o tres escapadas. Si simplemente quieres dormir, pues no hay despertador.
Y en un puente tan amplio, ha dado tiempo a un segundo partido, casi sin esfuerzo. Rafael Navarro Samaniego y yo, vistas que el Saavedra estaría en su sano régimen de puertas cerradas y alambradas, fuimos al parque de los Teletabies, Meca de los pachangueros. Sí, está en el quinto pino para muchos, pero dejemos que el amigo Rafa lo exprese: "El Saavedra tiene muy buen firme y van los amigos, por eso voy allí, además me pilla muy cerca de casa... pero nunca se ha tratado de desprestigiar al parque porque es la repera". Amén.
En éstas tuvimos la fortuna de encontrar gente que tenía la misma idea que nosotros, despedirse de estos benditos días de ocio con unas canastas. Entre ellos José Grande, uno de los pocos jugadores que tutean a Juanma de tú a tú en el poste bajo. Con todo, son diferentes entre sí. Los dos lideran y son muy generosos con los pases, además de preferir el interior al juego exterior, pero a partir de ahí son la noche y el día, dos modelos... igualmente efectivos. Juanma parece un pachanguero adepto a ser discípulo de Tim Duncan (por favor, póngase de pie para decir ese nombre), mientras que José tiene detallitos que recuerdan a los que siguen a otro formidable y lupino líder, Big Ticket, Kevin Garnett. José es mucho más agresivo y expresivo que Juanma, arrastra e involucra a sus compañeros y es el referente. Aunque es un encanto fuera, en la cancha no conoce ni a su padre y juega al límite, fuerte pero noble. Juanma, es mucho más taimado, hay que hacer oposiciones para cabrearle, aunque a veces exige demasiado a los integrantes de su propio equipo.
Pues bien, aunque no fue agradable, yo tuve la oportunidad de medirse con José, mientras mi amigo Raf lo hacía con su escuadra. Me divierte ver a Rafa con José, se le nota muy cómodo, sin esa presión constane ni tampoco esos pequeños descuidos que a veces tiene, con José se sabe valorado y lo demuestra en cada posesión, tomando las decisiones oportunas. Sin altura, mis compañeros yo íbamos a verlas venir, pero esto son los teletabies y siempre hay un pívo de 1´´90 que ha venido a echar unos tiros... con pívot, empatamos el parcial, aunque no pudimos recortarles el colchón.
Me gustaron mucho mis compañeros de equipo, eran muy generosos y el único problema, aparte de la falta de centímetros verticales fue que no habíamos jugado nunca antes, eso nos provoco demasiadas pérdidas de balón que nuestros rivales supieron aprovechar muy bien. Esto no quita para que tuviéramos una buena actitud hasta el final, de hecho, sacamos varios dos más uno que hacen que siga deseando que algún día las pachangas tengan tiros libres... sí, sé que a los puristas no les gusta, pero creo que es un elemento más de del juego y me gustaría que se reflejase.
Como era de esperar, José jugó fenomenal. Nos buscó las cosquillas en el poste bajo y nos hizo cosquillas aprovechando los pases doblados de "El Calvo" (con perdón, es el mote de los teletabies) y Rafa Navarro. Con todo, creo que hicimos muy bien las ayudas, José tuvo un notable 40% de acierto en tiro, pero creedme que no nos esforzamos tanto hubieran sido muchos más, nos dejamos la piel.
Sigo pensando que particularmente, me falta punta de velocidad y he perdido tiro, aunque tampoco puedo tirarme de los pelos, es lo que tiene jugar un día a la semana por obligaciones y otras aficiones. Pero derrotas como la de ayer duelen menos por el buen equipo que me tocó y la justicia del adversario que nos tocó. Chapeau. Espero volver a medirme a José estas Navidades... y también que el resultado final sea distinto, con triple mío... sobre la bocina a ser posible.
Cordiales saludos a todos/as.
Publicar un comentario