viernes, febrero 19
La Vieja Escuela tiende a infravalorar a la nueva, de la misma forma que los jóvenes subestiman el legado de sus predecesores. Cualquiera te hablará con nostalgia en los ojos de Bird contra Magic, Jordan versus Isiah, Malone contra Sir Charles... Ayer, en The Q, vi algo parecido. Es cierto, LA-Boston no fue un mal partido, aunque echamos de menos a Kobe, incluso los partidarios de los célticos. Un choque raro, donde sobresalieron Ray Allen y Pau Gasol. Pero incluso ganando de uno los verdes, si hay un titular de ayer fue éste: Melo Versus Lebron.
De la privilegiada generación de aquel Draft, Milicic se ha destapado como la gran decepción. Wade ha tomado la delantera on su impresionante anillo de 2.006, Lebron es el que más físico y apoyo mediático tiene y... Melo siempre ha parecido algo así como el patito feo. Bueno, el patito feo de un lago de cisnes exuberantes.
Mientras bostonianos y angelinos jugaban en bloque, un buen partido donde nadie destacó muy por encima del resto, en Cleveland, King James comandó de nuevo a sus tropas, buscando otra victoria más en el casillero. Denver, aún conmovido por la peligrosa enfermedad de su entrenador (¿quién por desgracia, no ha tenid algún querido amigo o amado familiar que la ha sufrido?), salió a jugar, a triunfar en una cancha de las consideradas imposibles. En las gradas, Jamison sonreía, imaginando lo que le espera con estos chicos. Además está Shaq.

Pero, los Nuggets son algo más que la banda del pasado, la sapiencia de Billups manda, defienden con agresividad, tienen tiradores, un buen juego interior... además, está Carmelo. Nunca ha jugado como hasta ahora. Anota, dribal, sabe descansar, puede ceder protagonismo, es decisivo... y encima sonríe. Como lo hacía Magic, o no hace tanto, Ronaldinho.
El último cuarto volvió a reflejar lo que Ron Artest ya insinuó sin mucha metáfora:En el fondo, cuando juegan con la élite, siguen siendo Lebron y cuatro más. James luchó con su agresividad, buscó el contacto, anotó grandes triples, se comía a quien fuera en el uno contra uno... pero no estaba feliz, de no haber fallado Chauncey algún triple decisivo como no acostumbra, se les hubiera escapado el match... Sin embargo, James parece capaz de ganar partidos solo. Pero, cuando devolvió el marcador a la igualdad, muchos nos fijamos en Melo, su defensor, sonriendo mientras subia al ataque. Como en una pachanga de recreo donde casi agradeces que tu par se pique contigo. ¿Quién dijo tensión? James en cambio, un jugador como la copa de un pino, tenía la expresión lacónica del guerrero en el frente de batalla.
En la prórroga, Mr.Big Shoot volvió a sobresalir, pero fue Melo quien se jugó el tiro decisivo, haciendo algo de dibujos animados, delante de Lebron, otro movimiento imposible de los muchos que nos regaló anoche... Lebron volvió a tener el triple decisivo, pero tocaría hierro. Se acabó. Melo seguía sonriendo. Algunos hablan de MVP de la NBA, otros de máximo anotador... mas ayer tuve la grata sensación de que Carmelo tiene otro objetivo: el anillo.
EMOCIONANTE COPA DEL REY:
La primera eliminatoria no la pude ver pero el duelo Barcelona-Cajasol fue más de lo esperado. Los culés nos habíamos supuesto que el papel de favoritos era una garantía antes de bajar al autobús. Pero un magnífico entrenador como Joan Plaza puso las cosa muy difíciles, con jugadores muy profesionales, quizás no estrellas, pero capaces de cumplir su función sin fallo. De nuevo, Juan Carlos Navarro, el de siempre, el genio, el loco, La Bomba... Triple que solamente él sabe ver cuando más ahogaba el agua. Aunque el Cajasol no se pudo reponer, Navarro dio otro paso al frente.
Hoy, la competición más breve y emocionante del calendario seguirá dando sorpresas...
pd: y esta tarde jugamos... ¡nosotros! Espero poder subir una nueva crónica pachanguera, que la lluvia lo ha impedido hasta ahora.
Publicar un comentario