domingo, febrero 28
Había que volver. No fue por faltar el respeto al Saavedra, pero el pasado sábado, un servidor tuvo que volver a medirse con lo mejorcito de los pachangueros de Córdoba. Ese parque sigue sin convencerme en algunas cosas (prefiero las medidas reglamentarias), pero nadie puede dudar del buen ambiente que allí impera. Rafael Vargas y cía han creado un clima muy positivo para el juego y además el nivel medio es muy notable. Que les dure mucho tiempo.
Entre los destacados, barro para casa y elijo a mi compañero ala-pívot, Antonion Joaquín Castillejo. Antoñito rinde como nadie en el parque, con un tiro exterior clave y salvador que nos sirvió para ganar cuatro encuentros seguidos en nuestro particular rey de la pista. Llega un momento en el que se coloca en la cruz de Arlauckas y solamente tienes que echarle la bola, hace muy feliz a un base tener a un jugador de esas características inspirado.
Lástima que nos clavase una daga muy bien asestada un veterano del parque, Cepeda, jugó uo de los encuentros de su vida, nos hizo daño con su tiro de media distancia, penetró bien, dobló balones y... encima metió el triple de la victoria. Pero que jugamos bien, junto con buenos jugadores de años de oficio, teníamos a Antonio en modo de estrella, junto con el alero Kike, un jugador muy interesante por sus excepcionales condiciones físicas y sus rebotes, junto con talento ofensivo. Lástima, que a mi juicio, muy modesto, aún tenga algunas tendencias un poco "NBA street" (pedir el balón siempre pero no hacer lo propio con los compañeros cuando la tiene él). Recuerdo sus piques (sanos sin duda) con Rafa Navarro. Kike fue nuestro segundo mejor anotador y una de las claves para parar, en la medida de lo posible, a veteranos como el Chino de buen tiro en suspensión. Pero no me hizo mucha gracia que en el único partido en que logré la canasta de la victoria, tuviera la manía de pedirla mil veces cuando tenía el uno contra uno y la reacción tras la canasta contra tabla fuera "Menos mal que la has metido". Con todo, admito que estuve muy mal en triples (1 de 5), aunque hice lo que pude en las entradas, cogí mi rebotes y fui generoso con los más inspirados. Espero resarcirme en futuros encuentros.
En definitiva, el parque, donde siempre se oyen cosas muy interesantes, había algunos recordando lo buenísimo que era Jordan (al 23 siempre hay que revindicarlo), mientras el Barcelona empieza a dar miedo en la ACB y en Europa. Se habla del milagro de los Bobcats y de lo potenteqe parece el conjunto de Cleveland y que en Washington sí que saben negociar, vaya chollo para los de Mike Brown.
Y cuando las lluvias cesen (hay que ver cómo está el Guadalquivir), espero poder contar más y mejores partidos
Publicar un comentario