sábado, abril 24
A día de hoy, Paul Pierce vuelve a ocupar los titulares, vaya canastón en Miami, hay quien le ha criticado "Es demasiado fácil". ¿Desde cuándo es sencillo sentenciar en un partido de postemporada y con Wade emparejado contigo? La grandeza de los veteranos como Pierce es convertir en simples jugadas muy complejas que no están vetadas a resto de los mortales. Pero basta de NBA, ¿qué opinan de Claver y cía? Menudo repaso le dieron a todo un equipo serio como el Alba de Berlín. El antaño llamado Pamesa nos ha dado una alegría a todos los basketboleros en España.
Menos divertida fue la inoportuna lluvia que por tres (sí, tres), ocasiones, interrumpió el partido del viernes, a lo cual hay que sumar la anterior semana, también mojando la pista y poniendo en aprietos a varios pachangueros, caídas, trompicones, enfriamientos y resbalones. Mala fortuna con el tiempo últimamente, ya fastidió el que teníamos previsto el domingo con Klego (así que ya son tres encuentros acompañados de singing in the rain). ¿Balance? Muy negativo, creo que la climatología quitó muchos ánimos de jugar, especialmente lo noté en José Carlos y Manu, demasiado irónicos todo el encuentro, sí, ya sabemos que no somos la Jugoplastika, mucha sonrisita y "uy qué malo soy", pero, ¿podemos jugar en serio un ratito? Eso tampoco quiere decir metiendo palos (mi buen amigo Rafa Navarro Samaniego, veinte faltas en tres encuentros, como se lo cuento, y bien pitadas todas y cada una de ellas) sino estar con la actitud de Kelvin, espléndido en defensa y en ataque.
Aprovechando la torcedura de dedo de un disminuido Juanma, Kelvin es hoy por hoy, el jugador más en forma y efectivo de la Liga, excelente defensor y salvo una debilidad (tirarse tantos lanzamientos de tres cuando es mortal en el poste bajo), por lo que a rey muerto, rey puesto. A los que se preguntan qué le pasa a Juanma, no tiene nada que no cure un poco de reposo, volver a tener todos los dedos operativos y más confianza en sí mismo. No es el mismo desde hace un mes y pico, sobre todo en lo mental. Si algunos pachangueros se le están subiendo a las barbas en jugadas que antes ni se hubieran atrevido a hacerle, se debe a algo interno. Necesita creérselo, en el buen sentido del término.
Con un balance 3-1 negativo en nuestra contra, salvar de la quema de nuestro equipo a Jorge El Búho. En verdad, el tío se lo está currando. Hace unas ayudas sensacionales, se deja la piel en cada posesión y su tiro de media distancia es el más en forma de la Liga, con permiso de un Antonio al que parece haberle tocado un trébol de siete hojas. Búho tuvo un bajón en el último partido, pero los límites físicos son los que son y allí, Luis Vela nos hizo lo que quisó, "Domino donde quiero y porque me da la gana". No hace ni cuatro semanas pasábamos con sorprendente (por la calidad del rival, no va con segundas) soltura hasta en cuatro ocasiones sobre un equipo liderado por Luisete en el parque. En esa jornada, Juanma destacó y todos le teníamos colocada la etiqueta de jugador más dominante, ayer, Luis se lo merendó a él y, especialmente a Rafita. El bueno de Navarro siempre ha sido de los más locuaces, Luisete también, pero este año, el segundo es capaz de salir de cualquier sonrisa y llevarse el rebote clave. Últimamente nuestro mejor defensor no tiene esa punta de velocidad y lo pagamos. Búho le reprochó que se distrajó mucho y fue verdad. Por cierto que Víctor hizo lo propio sobre mi defensa con Manu y llevaba má razón que un santo, nos hizo mucho daño penetrando y yo mostré una empanadera suprema. No parecíamos un equipo veterano, sino uno VIEJO mentalmente. Y eso si que no, si alguno ha planteado retirarse con 22 tacos tiene mi bendición, pero a mí me quedan muchos tiros por pegar.
Por eso, ante un equipo joven (en piernas y carácter), fuimos de menos a menos. Yo con mi especial talento para el triple últimamente (¿quién dijo que no se notaba entrenar menos?) casi ayudó a que nos cornasen más. Mucho se habló ayer del marcaje de José Carlos. En verdad el tío hizo una labor del diez, presión, ayudas, mucho trash talking... Pero no me sacó de mis casillas, no por falta de talento defensivo, que lo tiene a raudales, sino porque hace tiempo que estoy intentando controlarme. Una cosa es que no quiera pedir la jubilación anticipada como algunos empiezan a hacer en el Saavedra (es que he oído comentarios del palo "Ya estamos viejos para esto", y yo, que sepa, solamente soy tal de mote internaútico) y otra seguir comporándome como el niñato que fui y todavía a veces me posee.
Pero no, no me dio coraje que me robase la cartera dos veces, ni que sepa buscar la victoria en el trash talking (eso es señal de ser despierto y los listos sobreviven siempre en la cancha) es que cuado tuve que regatear... lo hice sin problemas. Estoy tonto perdido últimamente, corto al tío bien, se el que me viene después... si está solo tiras, sihay desmarque la doblas... Salvando un ally a Juanma y un pase doblado a una mano, pareciera que estoy siendo una sombra de mí mismo (que tampoco es que sea la repera, pero cuanto menos no he mostrado tantos problemas para resolver).
Calma y esperar que cuando la agenda este más libre, practicar más y buscar no estar con añadidos como infecciones de oreja o resfriados. Cruzo los dedos porque las lesiones siempre me han mimado, pero este año por un motivo u otro no arranca el motor. Un mes que iba estupendo como marzo, que parecía que tomábamos color... Juanma se nos fastidia la mano, Rafa no sabemos si va a seguir jugando en todo el año y... en fin.
Espero que el próximo partido A) No haya lluvia. B) Los dos equipos jueguen con la moral alta, sin chulería pero tampoco sin autoponerse verdes, porque para es nos echamos una partida a "El rival más débil". C) Que debo dejar de hacer tonterías con el lanzamiento.
Como le dijo el más grande a los Bad Boys, "Never More". Podrá pasar de todo, pero este partido no se va a repetir.
Publicar un comentario en la entrada