martes, septiembre 14


Antes de recordar ninguna jugada concreta, agradecer públicamente la labor de los organizadores del campeonato del Parque de los Teletubbies. Entre otras muchas cosas, por haber pintado gratuitamente y con una generosidad muy considerable, las líneas de tres puntos y de tiro libre.
El torneo fue un gran éxito y se nos pusieron a muchos los dientes largos de sana envidia viendo a los participantes. No conseguimos hacer escuadra por varios motivos (agenda, vacaciones, exámenes de septiembre, compromisos laborales...), pero nuestra Liga Pachanguera estuvo bien representada por Kelvin, Antonio Serrano, Gabi y Begoña.
Hay que ponerse en la situación de que eran un equipo formado aceleradamente, con solamente un jugador (Gabi) que haya competido a un nivel más alto de los partidos callejeros. No se trata de que sea más o menos difícil, sino de que el formato es diferente y al igual que el tenis, cada superficie esconde sus secretos. De hecho, creo, que deben considerar como un excelente bautismo de fuego haber logrado una victoria en la fase de grupos y, la tremenda sensación de haber competido todos y cada uno de los partidos. Especialmente Kelvin, por su increíble salto y condiciones naturales, tiene un margen de mejora terroríficamente alto.
Este excelente campeonato que ha traído mucha afluencia de público y participantes (se formaron más de veinte equipos, cuando ya se iba a considerar un logro notable una docena) puede que encuentre continuidad en el futuro, así lo esperamos al menos desde Never Shall Me Down. Por si fuera poco, se acompañó de camisetas para cada jugador/a, premios para los tres primeros puestos y difusión por blogs de internet. En definitiva, hace dos fines de semana, todo fue afortunadamente monopolizado en la parcela deportiva por este hecho.
Buscándole tres pies al gato, como simple espectador (no quiero pensar ya partipando), poniéndole pegas a lo que ha sido una originalidad estupenda, decir que algunos de los horarios de los partidos han sido muy arriesgados. No ha habido ningún descuido por parte de la organización, se distribuyeron bien los refrescos y hubo toldos estratégicamente colocados, a la par que el parque es una zona con fuentes... pero aunque hubiera el doble creo que sigue existiendo el riesgo. Creo verdaderamente que los partidos de la una de la tarde y los de las cinco, aún a costa de jugarse por la noche, debieron retrasarse. Los veranos en Córdoba son muy duros y hacen siempre bajar el rendimiento y la calidad del juego en esas horas intermpestivas.
Único aspecto a mejorar para futuras ediciones que Rafael Vargas y cía deben hacer, porque es un trabajo magnífico y que merece continuidad. Hablando ya de lo nuestro, poco que destacar, como casi siempre a la altura de septiembre vuelven caras conocidas y las condiciones de juego mejoran, básicamente por no estar a ochenta grados a la sombra. De lo mejorcito sería la combinación de Miguel Collado León (Easmo) y Antonio González Castillejo para una gran victoria en un 4 contra 4, donde también sobresalió Rafae Navarro, muy inspirado en los rebotes a ambos lados de la cancha.
Excelentes también han sido las apariciones de Daniel Collado León (El Mastro) con su renovado tiro a tabla, convirtiéndose en un hueso duro de roer en los 21 por su facilidad con los tiros libres, todo un arte casi nunca cultivado como merece. Cierto es que tuvimos una clara discrepancia precisamente en la derrota citada, en el mejor momento de Antonio, Easmo y compañía, una falta polémica, le sacó de sus casillas. Puede incluso que llevase razón, pero mientras que Rafa (el otro implicado) siguió adelante, él se relamió en quejarse y se perdió. O tal vez fuimos los compañeros los que no encontramos la tecla para recuperarle, quién sabe.
Como fuere, estas últimas jornadas donde la afluencia ha sido un poco menor, Antonio, Rafa, Dani y yo hemos podido divertirnos con el formato "serie", que hace tanto popularizase el añorado José Pablo González (Jimmy). Durante cuatro partidos he colaborado con Dani contra este dueto, con mucho rebote, tiro exterior (por parte de Antonio) y defensa (Rafa). Sin embargo, no hemos podido evitar ponernos 3-1, aunque las sensaciones han sido muy buenas. Perdimos el primer partido con mucha facilidad defensiva por nuestro lado, pero en el segundo plantamos mucha cara, especialmente entrando a canasta y doblando bolas a Dani. Con 2-0, casi se intuía barrido, pero en el tercero dimos lo mejor de nosotros con un 75% en triples que nos permitó colocarnos a una victoria de igualar la serie.
No quisimos que fuese flor de un día y seguimos con muy buenos porcentajes de acierto en tiros de campo, aunque Rafa recrudeció su sistema de defensa, lo cual nos hizo llegar cansados al final. Antonio, picado positivamente toda la serie con Dani, hizo muchos puntos de mérito en el poste bajo que casi nos ponen de rodillas, pero volvimos al encuentro con penetraciones y tiros a tabla. Tuvimos la prórroga, pero el triple de Daniel salió escupido... ¿El desenlace? Esperemos que pronto, pero deberemos coincidir los cuatro.
También fue muy interesante hace apenas unos días medirnos a Enrique Millán, Álvaro González, Kelvin y la ilustre compañía. De no haber sido por el parque, Justo Martín Collado y yo hubiéramos pensado que estábamos ante la Máquina del Cambiazo y que volvíamos a los días de bachillerato en el Saavedra. Solamente que entonces no hubiera fallado tantos triples quiero creer. Tonterías al margen, tuvimos unos porcentajes de acierto muy bajos, aunque la llegada de José nos mejoró. No supe mirar el lado positivo hasta que fue demasiado tarde, pero la incorporación de este jugón nos dio movimiento de bola y tiros más cómodos. Al fin ganamos nuestro encuentro a Kelvin y los suyos, aunque costó mucho. Afortunadamente al fin entró el triple esquinado, pero pese al buzzer-beater, el mérito debe ser para los bloqueos de Justo y muy especialmente la labor de José con Fernando.
Fernando, como más de uno sabe en el parque, es un pequeño jugador que tiene una proyección muy interesante, no maneja nada mal el balón para su edad y hasta puede sorprender regateando y penetrando hasta la cocina. No obstante, tiene en ocasiones ciertos aires chulescos (amenazar a uno de nuestros compañeros más novatos de que se quedase sentado) que quedarían muy mal en Kobe Bryant, cuanto menos en alguien que está empezando. Además, se le ha metido en la cabeza tirarse hasta las zapatillas en la línea de tres puntos, sumad eso a que yo le acompañaba con el Digital Plus y podéis explicaros por qué es un milagro que Justo y José no abrazasen el budimos.
Confiemos en que Fernando y yo espabilemos en próximos partidos. Aunque lo importante es divertirse y, teniedo en cuenta el nivel que se está instaurando después del campeonato... se puede conseguir.
Publicar un comentario en la entrada