lunes, diciembre 6
Pareciera que toma de nuevo cierto color la pachanga de los viernes en el Saavedra. Momentos de 5 X 5 y casi garantizar el 4 X 4 hubieran sido firmados por más de uno de los fijos a la altura de septiembre. No obstante, el pasado viernes no hubo todas las ventajas esperadas en la jornada en el Saavedra, produciéndose ciertos sinsentidos.
No podemos esperar los antiguos alumnos que por allí nos dejamos caer que se tenga la gran deferencia de ponernos los focos por nuestra cara bonita, menos en el contexto en el que nos movemos, donde la economía no está para dispendios. Pero, que el propio equipo del instituto juegue un partido y no exista esa opción nos pareció a todos indignante. Me sorprende mucho que un pachanguero ahora reconvertido a entrenador como Juan Carlos Obrero, Juanka para los amigos, no se pronunciara al respecto, tal vez contento de que el entrenador rival no tuviera a bien dar un toque al centro por haber obligado a jugar a los chavales a jugar a oscuras. El bueno de Lupos tomó las notas en mesa con ojos de gato, imaginamos.
Por lo demás, encantado de la vida, la verdad. La progresión de Samuel Gracia (Sammy) y Antonio El Zurdo es increíble. El primero se ha convertido en un base ejemplar que lee los encuentros como nadie a pesar de su pequeño tamaño. El Zurdo es un todoterreno que además captura más rebotes ofensivos de los que debería por su altura. En un momento muy delicado el pasado viernes, Jorge El Búho le encontró perfectamente con un precioso pase en parábola tras un excelente desmarque del jovencito al que no tembló el pulso. La confianza que ganan es mayúscula y no lo duden, una de las primeras opciones de Juanma cuando le doblamos la defensa es pasar a Sammy y que reconduza la jugada.
Los elevados porcentajes de acierto del primer partido (parece que los triples nos quieren a todos últimamente), debieron convencer a más de uno de apretar las tuercas en defensa. Con todo, hubo paradojas, Rafael Navarro Samaniego volvía después de larga ausencia y se marcó un tirito a tabla sorprendente que superó a sus esforzados rivales. Siempre conocido por sus defensas, Rafa no frenó a Antonio González Castillejo (siempre excelso en el tiro), pero fue nuestro mejor anotador en la pintura y se echó situaciones comprometidas a la espalda. Sufrió a todo esto un fuerte balonazo en el rostro que nos hizo preocuparnos, pero tuvo la resistencia de ACGreen.
Juanma siguió colocándonos pinchos de merluza, pero dominamos muy bien el tiro exterior, lo cual nos dio alas. El "buen rollismo" que está empezando a volver a imperar hace que la gente tenga mucha confianza y eso se refleja en los lanzamientos. Esto no quiere decir que se repartan claveles, Miguel Grande o Rocho fueron solamente dos de los muchos jugadores que no dudaron en hacer buenas faltas tácticas, garantizando a sus compañeros que el rival no sacase dos más uno. De las mil tretas de Búho para mimizar en lo posible el huracán Juanma, hago capítulo aparte.
El segundo encuentro donde como decimos, el ataque se fue de vacaciones, se resolvió gracias a los rebotes defensivos del señor Samaniego y a buen trabajo de equipo haciendo bloqueos para que Búho pudiera conectar sendos triplazos que levantaron el marcador que se nos volvía cuesta arriba.
Era para firmarlo en noviembre, ahora hay que manterlo en diciembre.
Publicar un comentario en la entrada