sábado, junio 25
Volvió a la pachanga y lo hizo a una hora razonable, teniendo en cuenta las situaciones de temperaturas extremas en las que nos movemos. A las ocho y media nos personamos en parque de los Teletubbies, donde tuvimos la fortuna de coincidir durante unos minutos con David Jordán, con quien tuve la suerte de compartir equipo en el pasado. Después de unos tiros de calentamiento, estábamos prestos para empezar a jugar.
Las escuadras resultaron de tal forma, Miguel Collado León (Easmo), Justo Martín Collado, Daniel Collado León (El Maestro) y un servidor. En el otro, Juan Manuel Luque Gomarín (Juanma), Pablo Castro Martínez (El Pelusa) y Alejandro Castón Casanova. Tuvimos la suerte de tener un jugador más, aunque ello se explicaba en que Daniel estaba aquejado de molestias en la rodilla derecha, lo cual equilibraba un poco la balanza. Dicho sea de paso, la lesión no le impidió colocar dos soberbios tapones en el poste bajo a El Pelusa.
Primer tramo: Con tres se juega mejor que con cuatro
A pesar de los tapones de Daniel, el mejor arranque fue de los de Juanma. Alex no acusaba la inactividad y anotó canastas de grandísimo mérito. Mientras, Juanma usaba su privilegiada capacidad para el pase para ir dejando solo a un Pablo que sigue siendo el dueño del tiro de gancho. Sin embargo, tuvimos una ventaja para sobrevivir a la avalancha, el tiro exterior nos salvó los muebles y pasamos bien esa primera fase gracias a nuestro acierto desde fuera de la línea.
Segundo tramo: Las Dos Torres actuán
Había sido muy arriesgado dejar pasar a Pablo, más móvil, por conseguir a dos jugadores de muy similares características, pero sabía perfectamente por qué había elegido a Easmo y a Justo. Lenta, pero inexorablemente, se fueron haciendo con el control de los tableros. Easmo dominó el rebote ofensivo y hasta se permitió el lujo de picarse con todo un maestro como Juanma, entre risas mutuas por los continuados piques, entre la manía del ninten-center de no callarse y la de Juanma de sacar faltas de la forma que sea cuando se queda sin opciones.
Pero fue Justo quien se llevó la palma, poco a poco fue dominando a todo un anotador como El Pelusa, defendiendo como una verdadera bestia y sacando de sus casillas al veterano jugador de Las Margaritas. Gracias a la defensa, Daniel pudo focalizarse en su tiro a tabla, dando un verdadero recital, 4/5. Nos poníamos arriba...
Tuya-mía
Tras sus minutos heroicos, Daniel se vio obligado a salir por las molestias. La incorporación de Miguel Ángel, un joven base de cabellos rubios, fue una ventaja que nos permitió seguir con un hombre más, aunque terminó jugando en ambos bandos, teniendo los de Juanma la ventaja de jugar en el último y vital tramo con uno más. Miguel Ángel no desentonó en unos momentos donde Juanma, como cabía esperar, tomó las riendas del encuentro.
Siempre lo hace, se disfraza de Tim Duncan y sus compañeros le empiezan a alimentar en el poste bajo. Acabó con 44 tantos el angelito, pero, afortunadamente, al esfuerzo de un solo hombre, respondimos todos a una. Tres entradas a canasta de un servidor casi consecutivas, junto con los vitales rebotes ofensivos de Easmo, nos ponían de nuevo en el mapa. Justo anotó un canastón limpio con una mecánica de tiro impropia de alguien que llevaba tantos meses sin jugar, pero Pablo respondía con una penetración suicida. Las espadas en todo lo alto. 70-70.
Vuelve Dani y la victoria se decide:
Nuestros rivales contaron en el último tramo con la ventaja numérica, Miguel Ángel salía, pero a cambio recibían a un nuevo jugador de los que purulan por la pista (lo cierto es que me enorgullezco de pensar que pese a tener el atractivo de jugar pares delante, todos prefiriéramos que nadie se quedase sin jugar). Y eso se notó, nuestras piernas flaqueaban y Pablo y Juanma empezaron a martillear nuestros tableros.
Tuvimos un último arreón de orgullo, fuertes entradas a canasta y buscar forzar el lado débil para que Justo y Easmo aprovechasen su tamaño. Así lo hicieron, volvimos a remontar en un encuentro donde nadie se distanció más de diez puntos. Extremadamente duro, el encuentro empezó también a ser una sucesión de faltas tácticas. Alex puso su usual magia y anotó un tiro imposible marca de la casa para que pudieran seguir creyendo en la victoria los suyos. 90-90 y nadie se movía.
Y entonces pasó. Planeamos muy bien la jugada, Easmo lanzó un fuerte triple, Juanma lo tenía en las manos, pero pude birlarle el rebote y la soltaba a tabla, Juanma me hizo una falta medida, pero lo cierto es que le salió muy económica, ya que los aros la escupieron. Hubiera significado 98-96 de ventaja y posesión. Pero no pudo ser, Juanma y Alex se combinaron para el final. Con todo en un puño y ya sin Pablo, Daniel entró para anotar un tiro a tabla decisivo... para nuestros oponentes, puesto que terminó jugando en los dos equipos.
En la última, Juanma lo volvió a hacer, Justo y Easmo hicieron un clinic de ayuda defensiva, pero el señor Gomarín anotó una canasta que valía un partido, llorando, pero todas valen.
100-96 en la primera pachanga de verano.
ESTADÍSTICAS:
44 Puntos. Juanma. 14 Rebotes. 7 Asistencias.
28 Puntos: Alex. 7 Rebotes. 8 Asistencias.
22 Puntos: Pablo Castro. 12 Rebotes. 4 Asistencia.
4 Puntos: Black Guy. 2 Rebotes. 2 Asistencias.
2 Puntos: Daniel Collado.
.....
38 Puntos: Easmo. 5 Asistencias. 20 rebotes.
22 Puntos: Daniel Collado. 2 Tapones. 8 Rebotes. 6 Asistencias.
20 Puntos: Justo Martín Collado. 20 Rebotes. 6 Asistencias.
28 Puntos: Marcos. 10 Asistencias. 7 rebotes. 1 Tapón.
10 Puntos: Miguel Ángel. 3 Asistencias. 2 Rebotes.
Publicar un comentario en la entrada