lunes, julio 11
Se está cogiendo buen hábito y otro viernes más el parque volvía lucir buen aspecto, destacando algunos partidos al fondo, donde pudimos distinguir a viejos compañeros de armas como Kelvin o el siempre certero Antonio González Castillejo. En una pachanga muy breve, pudimos medirnos Rafa Navarro Samaniego, Antonio y yo, a Kelvin y sus hermanos. Fue una pena que el ritmo del cuadrangular que ellos estaban disputando cortase el amistoso, siempre es un placer medirse con ellos, porque son tipos muy atléticos y te exigen el máximo esfuerzo en defensa y en ataque.



Afortunadamente los partidos que nos esperaban no fueron inferiores al entremés. Llegó Justo Martín Collado, poco después Juan Manuel Luque Gomarín y, con un poco (pero no mucho) de retraso, Miguel Collado León. Subrayo la presencia del ninten-center porque está siendo de largo el mejor tirador de triples de lo que llevamos de mes, a un nivel muy certero. Simplemente por ese hecho, su equipo pudo maquillar un encuentro que, sin ninguna chulería palabra, dominamos con bastante claridad. Juanma fue Juanma y dominó a un Rafa que tiene un mérito enorme por volver a jugar después de lo que le pasó en la rodilla, Justo se partió la cara (metafóricamente hablando con todos los que pasaban bajo tableros y a mí me dejaron muchos espacios para dar asistencias muy feliz, una faceta del juego que siempre me ha enamorado. Junto con Easmo, Alejandro Castón Casanova dejó alguna canasta para el recuerdo.
El siguiente choque fue más duro y competido (aunque como ya apuntamos, Easmo lavó mucho la cara al marcador, especialmente los últimos veinte minutos), ahora, nosotros ganábamos la defensa de Rafa y nuestros rivales la omnipresente figura de Juanma a todos los lados de la concha. Como era de esperar, Juanma nos volvió locos, pero un Justo muy inteligente nos lo frenó en no pocas ocasiones donde nos suele matar, en el poste bajo. Me lo dijo el propio Juanma en el descanso: "El tío es muy listo. Te espera y no pica con la finta. Todos saltan menos él. Luego te da la sensación de que te va a pegar un palo fuerte, pero finalmente no lo hace...". No puedo estar más de acuerdo.
Mientras tanto yo seguía erre que erre con mi discusión con los triples. En el anterior partido solamente había lanzado uno gracias a un pase doblado por parte de Juanma, que entró sin ningún problema. Teniendo en cuenta la mala racha de la pasada la mano lo consideré un presagio favorable que pese a ello no se cumplió del todo. Seguí fallando bastantes de ellos, en no pocas ocasiones por forzar, aunque tuve la suerte de conectar uno muy importante que respondía a otro de Easmo que nos ponía tres abajo. Pero el héroe de la noche fue Rafa Navarro, con su inteligencia y capacidad de esfuerzo, se sobrepusó a los impedimentos físicos y nos dio muchos, muchos rebotes ofensivos. Y ese elemento es crucial para ganar cualquier partido de baloncesto.
Fue un choque bastante duro que nos dejó a algunos sin gasolina. Salvaría a Justo y Juanma, junto con el dinámico Fernando, uno de los muchachos que a lo largo de la tarde jugó con y contra nosotros. Ellos sí tuvieron ese punto de frescura, mientras otros tuvimos que racionarnos y tirar de orgullo. El partido comenzó con Easmo machacándonos en la línea de fuera y Juanma haciéndolo por dentro, 15-0 y todas las luces rojas encendidas. Pero Justo volvía a darnos rebote pese a que perdimos a Rafa Navarro y con él la vital ventaja nunérica, más bien a base de casta que otra cosa, íbamos sacando dos contra uno y encadenábamos buenas defensas.
Misteriosamente, Fernando y Juanma perdieron algo de punch, quizás cansancio acumulado, tanto que llegamos a ponernos a menos de diez en un partido que teníamos perdido. Fueron instantes muy tensos que resolvió Easmo con un gancho por encima mía al intentar taponarle. Canasta de la victoria y todos contentos.
El próximo jueves, más. Saludos a todos.
Publicar un comentario