lunes, agosto 29
¿Cuál fue el mejor equipo, que no quinteto de todos los tiempos?
Tendría que responder los Lakers del Showtime en los 80, de la batuta de Magic, con espadas del nivel de Scott, Worthy, Cooper... y muy especialmente Jabbar. Un equipo se mide también por la calidad de sus rivales, se las vieron contra los Rockets de las Dos Torres, los Jazz de Stockton-Malone y, muy especialmente, los Bad Boys de Detroit y los formidables Celtics de Bird.
Llegaron a más Finales que nadie y ganaron a los puntos. Muy atractivos de ver, gracias a Riley y sus otros técnicos, sabían jugar en cualquier registro. Me hubiera gustado ver a los Celtics de los 50-60, que debieron ser Titanes.
El quinteto ideal.
Magic Johnson, Michael Jordan, Larry Bird, Karl Malone y Kareem Abdul Jabbar.
El segundo quinteto ideal.
Isiah Thomas, Kobe Bryant, Kevin Garnett, Tim Duncan y Hakeem Olajuwon.

¿Quién fue el defensor irrepetible?



Bill Russell. Era un ganador nato y un estudioso del juego, no se había visto nadie como él, mostró lo que debía ser un reboteador y un intimidador. Ganaba la partida psicológica a sus oponentes y fue la gran primera estrella de raza negra junto a Chamberlain.
ADN de campeón y único. En mis equipos, siempre un tipo como Bill, por favor.


El jugador irrepetible y por qué.



Rasheed Wallace. El más señor de todos los macarras y el más macarra de todos los señores. Un pívot que se salía a tirar de tres, un maestro defendiendo en el uno contra uno, con un movimiento de espaldas de cara al ara irrepetible, capaz de decirle a los colegiados cuando se equivocaban y por qué...

Pura debilidad personal. Junto con Nowitzki y Jasikevicius, en mi panteón personal.


El mejor de siempre...



Michael Jordand. Magic y Bird están muy cerquita, pero el físico de MJ le pone un poco por encima. Un excelente defensor, un competidor nato emocionalmente estable, creativo en sus movimientos, imparable en ataque, espléndido en los momentos de presión...


Quien lo vio... lo sabe.






El mejor reboteador.



Dennis Rodman, sobre todo en sus fases en Detroit y Chicago, a las órdenes de Pippen y Jordan. Rodman era puro deseo, otros eran más altos y otros más fuertes, pero él tenía una energía irrefrenable y dominaba encuentros sin anotar un solo punto... Un tipo genial, digno Hall of Fame.



El mejor atacante.
Kobe Bryant, puede hacer lo que le de la gana ofensivamente hablando. Tiene los recursos del gran Bernard King e incorpora el arsenal de tres puntos. Su único agujero negro es la selección de tiro, con lo bueno y estéticamente perfecto que es en su técnica, con un poco de mesura sería un jugador 10.
Verle regatear es una delicia.






El asistente irrepetible.
Steve Nash, que es algo así como Pete Maravich renacido. Tiene un estilo inimitable avanzando a canasta y encontrando a sus compañeros en solitario. Un treintañero que aguanta perfectamente el ritmo de los Rose y Rondo de esta época.
Nasty es un extraterrestre y el tipo más listo que hoy podemos ver en una cancha.






¿Quién fue el mejor técnico de la NBA?
Red Auerbach. He leído varios libros que abordan su persona y parece la clase de persona que ilumina una pista de baloncesto son su sola presencia. Es el arquitecto de los Boston Celtics en toda su estencia, el hacedor de una verdadera dinastía.
Phil Jackson le sigue la huella muy cerca, un gran motivador y experto en administrar talentos. También hay que quitarse el sombrero ante gente como Rick Adelman, Jerry Sloan o Chuck Daly. De hoy, me gusta mucho Doc Rivers.


Lo que pudo ser y fue...
El anillo de los Detroit Pistons en 2004. Nadie daba un duro por ellos, pero a base de la mejor defensa que hemos visto en mucho tiempo y la sabia batuta de Larry Brown, se cargaron a unos Lakers que se antojaban imbatibles.

Lo que debió ser y no fue.
Anillos para ilustrísimas carreras como la de John Stockton y sus Utah Jazz, con Malone y cía. También Sir Charles, Dominique, Nash... Grandes jugadores que se han merecido holgadamente ese momento de gloria y no han podido por mala suerte.
Pero son igualmente grandes.


Las Finales más reñidas.
La de Detroit y Lakers a finales de los 80 debió de ser la pera, pero tengo que citar la que vi y me asombró, la de Boston y angelinos en 2010, mayor intensidad imposible, dos grandes franquicias golpeándose ante el final. Admirable, también me lo pasé muy bien con la de Detroit y San Antonio en 2005.


El anillo que falta...
Sacramento Kings en 2002, ni siquiera pudieron jugar la Final, pero eran el mejor equipo de aquella temporada y con mucha diferencia. Pedja Stojakovic, Chris Webber, Doug Christie, Mike Bibby... Los señores de negro les cortaron en la Final de Conferencia, pero siempre merecerían ser recordados.



El anillo más celebrado...


El primero de Pau fue muy bonito, pero realmente me sentí emocionado por la machada de los Dallas Mavericks, apeando a Lakers y Heat por el camino, una historia maravillosa, de cuento de hadas. En un equipo con muchos supervivientes de descalabros, machacados por la prensa... Ya nadie le puede poner un pero al bávaro, Terry y los de Mark Cuban.


El mejor... hoy.


Kobe Bryant reina, seguido por Lebron, Nowitzki, Wade y cía. Pero quien viene como una locomotora es Kevin Durant, que tiene muchísimos fundamentos y va a ser muy grande.

Publicar un comentario en la entrada