domingo, septiembre 18
Ha llegado el momento. Espléndidos candidatos han sido eliminados en luchas fraticidas. La sorprendente y combativa Macedonia doblegó in extremis a la anfitriona Lituania, que no podrá re-editar su magnífico bronce del pasado Mundial. Grecia, sin Papaloukas como Gran Timonel, no ha conseguido volver a abonarse a sus habituales milagros en los cuartos de final.
Y la lista era interminable, Nowitzki, brillantísimo MVP y campeón de la pasada edición de la bloqueada NBA, hace ya también tiempo que está de vacaciones. Muchos baloncestistas querrían estar en el pellejo de las selecciones española y francesa. En Kaunas se miden dos escuadras que ya se han visto las caras, pero el último resultado fue engañoso. Sergio Scariolo y Vincent Collet lo saben, el anterior partido fue fuego de artificio, España estaba dispuesta a ganarlo todo y los galos temían que en un nuevo encuentro contra Sarunas Jasikevicius y cía no fuera tan victorioso.
Con Tony Parker y J.Noah en el banquillo, aquella Francia fue arrasada en los dos últimos cuartos y derrotada en dobles dígitos. A partir de entonces, ambas han sumado todo victorias, España se deshizo de Eslovenia con buenos ajustes tras los tensos minutos iniciales y de Macedonia con muchos apuros... hasta que apareció Juan Carlos Navarro. Los franceses tuvieron que tirar de Parker para apretar el acelerador contra los helenos y del esfuerzo global de los Colo y compañía para superar la intimidatoria presencia de Kirilenko, que hoy confía en taponar los intentos macedonios de coronar un campeonato magnífico donde han sido un verdadero matagigantes.


A los dos les ha salido bien, concluiremos. España y su estilo honesto sin especular disputará otra Final más en su maravillosa trayectoria en la última década. Francia, amparada en la batuta genial de Parker, tiene medalla asegura, especuló, ¿y qué? Están en la Final por mérito propio.
En principio desde Never Shall Me Down vemos a España como favorita, aunque los pronósticos no tienen por qué cumplirse, lo demostró Rusia en Madrid 2007. Pero parece que Diaw y compañía tendrán que apagar demasiados fuegos, los hermanos Gasol, un Navarro en estado de gracia (si hoy tiene una buena tarde será el MVP) y, eso sí, un banquillo que a veces funciona como un reloj y otras desaparece.
El Ricky Rubio que hoy aparezca será fundamental para que Tony Parker esté cómodo o no. El galo es un tipo con una medalla de bronce, un MVP de las Finales, tres anillos de campeón, rango de All Star y compañero de una leyenda llamada Tim Duncan, no ha olvidado que el niño prodigio español le borró del mapa en los cuartos de final de Polonia. Seguramente Tony ha afilado el puñal y va a intentar darlo hoy todo. Podemos imaginar que Noah será el encargado de mimizar en lo posible a Pau o a Marc. Eso sí, ojo en la batalla por el rebote, los de Scariolo no pueden perder el hambre, los franceses son el conjunto más atlético del Eurobasket, querrán un partido duro y trabado, en las semifinales lo mostraron, España tiene que intentar hacer como en sus exhibiciones ante Eslovenia y Lituania, correr con mucha cabeza y estar finísima en el tiro exterior. Sin cumplen esa máxima, el rival deberá abrirse y ahí los Gasol y Reyes te matan.
Calienten motores señores con el Rusia-Macedonia. Hoy tenemos finalaza.
Publicar un comentario