jueves, noviembre 24
¿Quién se queda con el 51% y quién con el 49? Cuestión aparentemente intrascedente pero que ha provocado un cierre patronal que ha silenciado las canchas de la NBA durante lo que llevamos de la temporada 2011/12.

Como si al chaparrón de crisis económica que está cayendo sobre el mundo no fuera suficiente, el lockout ha ayuda involuntariamente a engrosar las listas del paro, vendedores de entrada, animadores, encargados de las instalaciones y cía no han estado presentes por falta de espectáculo en las canchas estadounidenses.
Durante todo el verano, Derek Fisher (portavoz de los jugadores y capitán de los Lakers) y Billy Hunter han representado los intereses de los jugadores frente a David Stern, Comisionado de la NBA, bastante fastidiado de que su gestión vaya a tener como epílogo este jaque que le
han hecho sus asalariados y que demuestra que todos tenemos algún asterisco en nuestras vidas, como bien diría Phil Jackson (este es el primer año que no disfrutaremos de su estimulante presencia en el banquillo).
Podríamos resumir todas las maniobras en un claro "cada uno enrrocando en lo suyo". Rajon Rondo ejemplifica esa actitud con su comentario de que a sus Celtics, con los que ha desarrollado su brillante juego, les viene bien una temporada corto. Rondo es libre de pensar lo que le venga en gana, pero sorprende su falta de empatía y trivialización de una cuestión donde están en juego muchos empleos de trabajo y el futuro de la que durante mucho tiempo se ha auto-proclamado la mejor Liga del Mundo. Ahora los Celtics arrancan la temporada y muchos pensamos que efectivamente tienen muchas oportunidades con un formato más corto, pero a veces en boca cerrada no entran moscas.
Otros han optado por cruzar el charco y engrosar sus nóminas con la participación en unos pocos partidos de Euroliga y a lo largo de todo el mundo. Por no perder la costumbre, JRSmith ha seguido siendo polémico allá donde ha estado en la milenaria China, pero si finalmente se cumple que no vuelve a Denver, lo vamos a echar mucho de menos, poderoso caballero es don dinero, pero parece que JR no va a competir en la NBA. Otros como Kobe Bryant, para muchos el mejor jugador de la actualidad, se han paseado por Bolonia, más dejándose querer que otra cosa. Con todo, mayor trastorno existirá ahora para equipazos como Real Madrid o CSK de Moscú, que deben afrontar la marcha de piezas vitales en sus esquemas. Hay que quitarse el sombrero ante los equipos que no se han dejado llevar por el bienvenido Mr Marshall que a medios y aficionados ha invado por motivos lógicos, ellos han preferido seguir con lo de toda la vida y ahora no tienen que cambiar la partitura en mitad del concierto.

Fotos como ésta quedan en entredicho. Ha quedado claro que los jugadores de salario medio han sido un frente dispuesto a ceder, mientras que los mega-cracks con todo garantizado no han tenido miedo de las amenazas (en ocasiones en términos tan tajantes que hacen a más de uno pensar que el Comisionado tal vez lleve demasiado tiempo en el cargo por su propio bien y el de la Liga) que Stern y cía han protagonizado.
Curiosamente, jugadores menos identificados con el american way of play como Scola o Nocioni se han quejado de la falta de representación que han tenido y ha sido de agradecer su valentía en la denuncia. También la de Steve Nash, cuya clarividencia encontrando compañeros con pases imposibles parece ir de la mano de su perspicacia, empatía y humildad al pedir perdón a los aficionados y mostrarse crítico con su sindicato y también con los propietarios. Tipo único este Nash, dos veces MVP de la Liga y siempre al pie del cañón. Ya nos hubiera gustado que cundiese su ejemplo entre otros astros de igual o incluso mayor calidad pero que no han dicho esta boca es mía, lo políticamente correcto es una casilla muy segura y mostrar personalidad fuera de la cancha podría sentar mal, entre tanto código de vestimenta e imposibilidad de manifestar comportamientos emocionales.
¿Nadie ha pensado nunca que los 82 partidos pueden ser una barbaridad? ¿Qué tal vez las primeras rondas deberían ser a cinco encuentros o que cuanto menos los cabezas de serie se las podrían ahorrar y su plaza ser ocupada por los novenos puestos? Interrogantes y preguntas coherentes que nadie dice porque saben que podrían llevar aparejados el final de la excepción Carmelo Anthony y esos astronómicos sueldos que desgraciadamente han desvirtuado el deporte profesional. De explotados a explotadores, gladiadores sí, pero de lujo... Conste que a pocas personas les gustará más la NBA que a mí, pero lo cortés no debería privarnos de lo valiente.
Los aficionados han salido perdiendo, de eso no nos cabe duda. Gente que estaba suscrita a la página oficial, que se han dejado sus buenos cuartos en el intento, que tienen cadenas porque tenían prometidos partidos que han quedado cancelados... No quiero ser aguafiestas, pero entre tanto brindis ayer de aficionados en muchos foros, respetabilísimo sin duda, me pregunto si la gente es consciente de la procesión de egoísmo que hemos visto. Que para venerador de Michael Jordan un servidor, pero justificar lo injustificable de su gerencia como propietario... Y no, no es que ni uno ni Marbury puedan andar haciendo juicios morales, pero es que esta invasión de no te quejes, no hables, no murmures, no digas nada hasta que no esté seguro de que los demás piensen lo mismo... Y aún con eso reza para no llamar la atención.
Y si no, siempre podrán recrudecer las faltas técnicas, vaya que la gente se desmadre.... El 9 de diciembre vuelve una NBA muy añorada, pero me temo que estos espectros de lockout vayan a dejar más cicatrices de la que invita a pensar el optimismo de las últimas negociaciones.
Publicar un comentario en la entrada