domingo, diciembre 4
Por problemas no sacar hueco, se han retrasado varias crónicas pachangueras que pudieran ser de interés para los amigos de basket cordobeses. Durante estas tres últimas semanas, se ha vivido algún buen partido en el I.E.S. Ángel de Saavedra, que merecería la pena reseñar por mantener la sana tradición. Lo resumimos en varios bloques:
LA PACIENCIA DEL MAESTRO:
Daniel Collado León es uno de los nombres a destacar. Tranquilo, sereno y haciendo su trabajo. Parando cuando hace falta templar, reboteando, tirando y defendiendo muy bien en el uno contra uno, por pedir ya un poco más al que ha sido un rendimiento espectacular, alguna mejoría en la defensa zonal donde ha tenido algún problemilla. Varios partidos secándonos a muchos, pero con una cosa muy importante, si quieres frenar a alguien, es mucho mejor evitar que le llegue el balón que masacrarlo a falta como a veces hacen otros. Y cuando ha tenido que recurrir a las mismas, bien hechas y sin contundencia, lo suficiente para impedir la canasta. Y cuando le ha tocado comerse alguna suspensión o una canasta en su cara, caballeroso.
A nivel mental, más maduro y sin caer en ninguna clase de provocación. Toca-narices profesionales como un servidor con alguna faltita polémica y especialmente Búho la última jornada pitándole tres segundos en zona (¡insólito en una pista! Así no acabaríamos ni la mitad de los partidos), hemos intentado desconcentrarlo con poquísimo éxito. Grandes semanas para El Maestro, canasta de la victoria incluida. En contra, sus problemas de tobillo le han limitado muchísimo tras una hora de juego en cada encuentro.
TRIPLE SOBRE LA BOCINA:
Creo honestamente que Easmo necesitó aquel partido. No una buena participación, no excelentes pases, no rebotes... Hace una semana larga, el ninten-center volvió a sentirse protagonista, robando balones muy importantes, colocando un gancho agónico para empatar y luego, en un equipo que contaba con Juanma y Rocho, siendo él quien marcaba un triple sobre la bocina para ganarnos un apretado partido muy interesante.
Los encuentros de Easmo han tenido mucho criterio y han sido irreprochables, pero ha parecido que lo ha salpicado la polémica, o mejor dicho, le han querido mojar, pero él se niega. Bien que hace, acusado de salirse de los partidos, en primer lugar, todo el mundo está en su derecho de hacerlo. En segundo, sus motivos han sido: A) Tener clase de inglés. B) Que su compañero Rafael Navarro Samaniego pudiera disputar diez minutos de partido al menos y C) Simple cansancio.
Algunos han querido señalar a Easmo en las derrotas y ningunearlo en las victorias, pero los datos están hablando por sí solos.
JUANMA ON/OFF:
Juan Manuel Luque Gomarín ha sustituido a Rodrigo Romero Alonso como el jugador más decisivo en estas pachanguitas del Saavedra, mal que le pesa a quien escribe, siendo gran admirador del escolta que en aquella segunda vuelta hace unas temporadas con El Encinarejo hiciera más de 30 puntos por partido. Nadie lo duda, rebotes, buen rango de tiro, capaz de anotar de tres... Aunque a veces parece que él mismo no se lo cree, o mejor dicho, que se evapora en algunos momentos.
Solamente así se explica. En un cuentro apretado y difícil, fue Easmo quien tomó las riendas cuando El Zurdo (grandes semana para el joven jugador del Saavedra a las órdenes de Juanka) nos colocó a tiro. En otra ocasión, jugando con Rocho, José y un servidor, en un partido que fuimos dominando 20-7 y se nos complicó muchísimo, en plena emotividad local con tres triples casi seguidos de Cheeroke y complicándose todo, Juanma prefirió quejarse ante Búho y Álvaro en la banda que hablar con su equipo.
Me explico, fue un encuentro de los que se complican por mérito del rival y errores propios, quien escribe se metió en un pique tonto con Cheeroke de intercambio de tiros que a él le beneficiaba mucho más que a nosotros, paralelamente, Rocho que hasta ese momento había dado muchos buenos tiros a tabla, pareció evaporarse, quedando José como el único con dos dedos de frente. Juanma enmudeció y no propusó nada, uno puede entender el mosqueo, pero es curioso que entre José, Rocho e incluso yo que tan mal había estado esos minutos, estuviera la clave para cerrar el partido. No es crítica, es simple lamento que un jugador tan bueno tuviera que ser encontrado y no al revés, él quien marcase la senda.
Triples de José, defensa de Rocho y alguna bomba mía cerraron un partido donde estuvimos muy flojos en el último cuarto, pero creo que Juanma no aprovechó la ausencia de Easmo. Con un desentrenado Rafael Navarro Samaniego y su diferencia de altura con Cristián, podría haber causado estragos.
HOY LE TOCA A BÚHO:
Pasó en el último encuentro que Búho explotó. Vayan ustedes a saber por qué, como a tantos nos ha pasado tantas y tantas otras veces. Llevaba una tarde poco complacido con los equipos, tal vez no estuviera contento con el desarrollo del encuentro o fueran motivos aparte, quejas sobre compañeros y rivales y salida del partido de una forma que le hubiera costado la técnica en un partido de verdad. Juan Antonio Haro, que vino de visita, algo que ya parecía de otra época, me comentó en la banda: "Parece que volvemos a las andadas... da igual cuánto tiempo pasa...".
Afortunadamente, Juan Antonio se equivocó. Era normal que Búho estallase, a cualquiera le podría pasar, pero es que la gente, a diferencia de temporadas pasadas, estuvo de chapeau. Juanma intentó calmar hasta que quedó claro que era imposible, Easmo se lo tomó con calma y buena parte del resto de los participantes así lo hicieron, aguantando el chaparrón y recordando eso que nos han dicho tantos entrenadores y profesores en estos casos: "El problema es tuyo. Tienes dos trabajos, cabrearte y descabrearte".
Encomiable el savoir être de la gente y recordar que es solamente un juego. Al final, lo peor es para quien se sale, porque no juega y no disfruta.
CRISTIÁN AND CHEEROKE:
Buena sociedad la que ha encontrado el Saavedra con estos dos dominicanos, al estilo de la que tenía Kelvin con sus hermanos. Velocidad y entradas por parte de Cristián y fuerza y defensa de un Cheeroke de asombroso parecido a Dani Alves. Triplazos del segundo y descaro del primero, desafortunadamente, mucha exuberancia durante los partidos y en ocasiones un poco de falta de control como señaló, a mi juicio atinadamente, Raf Wallace.
Interesante dueto que ha sabido integrarse con la rapidez de Adebayor en el Real Madrid el año pasado o Rudy Fernández en el Madrid, soplo de aire fresco y nuevas variantes en el juego, bonitos duelos en el poste bajo frente a El Zurdo y Juanma... Triple de Cheeroke a pase mío para sellar un bonito triunfo frente a Juanma, Rocho y cía.
Nos hacía falta gente así.
Publicar un comentario en la entrada