domingo, mayo 20

Ahora que los Playoffs de la ACB han comenzado, mientras Kevin Durant silencia al Staples, sobreponiéndose a todas las adversidades, incluyendo los rumores sobre su mala relación con el talentosos Westbrook, a Never Shall Me Down no le apetece aún hablar de esos invictos viejos rockeros de San Antonio ansiosos de hacer Historia. No, esta entrada es un momento tan bueno como cualquier otro para hacerle un sentido homenaje a una de las partes más bonitas e infra-valoradas del deporte de la canasta, la afición, la hinchada... La Demencia del Estudiantes.



El año que viene, la ACB seguirá existiendo, por supuesto, nadie es imprescindible, pero será un poco menos especial. No, no tendremos al Estudiantes, el otro inquilino de Madrid junto con el ilustre Real. Se acabaron esos gritos y cánticos animosos con los que lograron humillar en una jornada memorable al Barcelona de Pesic en 2003, aquella máquina de hacer baloncesto hizo un triplete histórico, pero hasta en dos ocasiones se llevaron sonrojantes correctivos de los Felipe Reyes y compañía. Cuando cayeron eliminados (al fin, suspiramos los culés), no dudaron en aplaudir a su plantilla y a Pepu Hernández, su mítico entrenador. Desde entonces, ya quedé prendado de esa filosofía de entender la vida y el deporte.





Hernández, campeón del mundo con la selección y subcampeón de Europa, ha trasmitido en su libro el papel increíble de esa mítica de escuela para la vida y la cancha, un lugar que ha sido una verdadera fábrica de talentos, donde han salido capitanes míticos como Carlos Jiménez, héroes de la talla de Fernando Martín o tiradores de la elegancia de Alberto Herreros. Por supuesto, como la mezcla siempre es buena, también existieron fichajes de renombre, Loncar, hoy comentarista para Digital Plus de la NBA, estuvo anotando triples para una de las fases más bonitas de la Historia del club, llegando a la mismísima Final de la ACB hasta la muerte súbita.




Aunque el año que viene estarán en segunda, esperemos que no se demoren en volver. Un equipo de muchachos que se coló en la Final Four hace no tanto, no debe privarnos de su talento, juventud y descaro... y, sobre todo, esa maravillosa grada, elegante, bien entedida y devota.



Muchísimo ánimo Estudiantes y enhorabuena a los que se salvaron en la última jornada y seguirán en el curso 2012/13 en la ACB.  
Publicar un comentario