lunes, diciembre 31
 
Era un momento de pico emocional, el Palau Blaugrana lo sabía y también Sarunas Jasikevicius. El veterano y legendario base lituano ha vivido un centenar de encuentros apretados, de máxima rivalidad, generalmente con él como uno de los actores protagonistas. En esta ocasión, el báltico supo que le tocaba ser secundario de lujo, se limitó a abrazar y susurrar unas cariñosas palabras a un compañero al que conoce desde hace mucho. Solamente en ese momento, Juan Carlos Navarro pareció salir de una zona muy especial, durante cuatro cuartos frente al Madrid de Laso (esa escuadra que ha ganado las 14 primeras jornadas disputadas en un arranque brillantísimo en una Liga igualada como la ACB).
 
 
 
 
 
 
Ayer había pocas comidillas que no fueran "La Bomba" entre los aficionados, de todos los colores. Klego me escribía desde su móvil y apostillaba que incluso su padre, madridista de pro, estaba con esa inclinación que hizo a Diego Armando Maradona afirmar que "A veces, somos hincha de la jugada, de quien tiene el balón...". Todo el mundo era un poco de Navarro, ante uno de los candidatos más claros a la Euroliga, Juan Carlos tuvo muchos minutos el esférico y sabiendo en todo momento lo que tenía qué hacer.
 
 
 
 
 
"A la pata coja...", recibía un WhatsApp de Antonio González Castillejo, clásico del parque, de las pachangas y uno de los jóvenes entrenadores con más proyección en Córdoba. Efectivamente, como Isiah, el número 11 de la escuadra blaugrana, estaba convirtiendo en un juego de niños toda una hazaña. Ni el Pamesa, ni el Caja Laboral, ni el Unicaja... por momentos, lo que no parecía posible se iba convirtiendo en realidad, gracias a las estadísticas de un verdadero MVP, uno de esos escoltas irrepetibles que de tanto en tanto aparecen. 

 
Sin ser el día más inspirado y con un rival sublime (¡1 tiro fallado por el internacional!), los de Laso iban al vestuario con una desventaja mínima. Enésima señal de lo balanceado del equipo blanco, que con Sergio Rodríguez, Rudy Fernández, Sergio Llul y cía, aspiran a llevar a la entidad merengue a retornar a sus habituales cotas. Probablemente, en el vestuario del antiguo alumno de los Spurs, se escuchase que mejorando un poquito en defensa y parando a un solo individuo, el partido sería tomado.
 
 
 
 
"Ahora el Madrid es mejor que nosotros, pero la temporada es larga...", admitiría después de la exhibición. Y es que a un conocedor del deporte de los aros no se le podía ir de la cabeza que mientras "su" Barça es noveno, el Madrid es un todoterreno que está haciendo lo que se le antoja en el campeonato doméstico, a un ritmo de triples y juego alegre que lo hacen la envidia de medio continente. "Es como la Francia del Mundial 2006, un buen equipo sin más... pero tienen a Zidane", me comentaba en mensaje breve Juan Antonio, gran amigo y con una visión de la competición tan heterodoxa como atractiva.
 
 
 
 
Pasaban los minutos y la grada volvía a aplaudir a su eterno ídolo, el capitán, alguien que estará en el Olimpo particular de la Ciudad Condal, junto con Epi, Solo, Norris, Bodiroga, Sasha, el propio Jasikevicius... y un muy ilustre etc. ¿Cómo podían dudar de él? Pasar de la treintena y con problemas físicos no enturbia a alguien que justifica siempre la entrada, que ha mostrado en la mismísima NBA que, con su mecánica de tiro original, su particular forma de encarar la canasta y su formar de leer el juego, desafia a los manuales más ortodoxos y los academicismos anquilosados.
 
 
 
"Creo que es su canto de cisne...", me dijo algún camarada culé. No podía hacer otra cosa que menear la cabeza, lo he escuchado tantas veces, en la selección, el Regal, cuando se fue a Memphis... Y mientras tanto, Navarro sigue a lo suyo, sin mirar atrás del legado que está dejando, amado por su grada y respetado por los oponentes (el gesto a Felipe Reyes permanece en la entendida afición madrileña)....
 
 
 
 
 
Decía Pablo Laso que no estaba sorprendido, ha tenido alguna declaración desafortunada sobre él en el pasado, pero las personas inteligentes saben rectificar. Ayer fue un aviso a navegantes del que sacará muy buena nota y hará aún mejor y más armado al Real Madrid. Y los azulgrana siguen novenos, aunque Juan Carlos, siempre él, trajo un regalo de Reyes por si nos quedamos sin Copa, un día más en el curro para él...
 
 
 
 
Y en todos los tweets y mensajes que respondía acerca del tema, solamente me salía una frase,"Juan Carlos Navarro, que estás en los cielos..."
 
 
 
 
 
FELIZ 2013 Y GRACIAS A TODOS LOS AMIGOS/AS DE NEVER SHALL ME DOWN. 

Publicar un comentario