jueves, enero 17

 
Ya tenemos en las librerías un nuevo trabajo de Gonzalo Vázquez y Máximo José Tobías. Basket para leer ha sido una iniciativa digna de resaltarse por la editorial JC, ya que ha empezado a mejorar el desfavorable balance de obras literarias versadas sobre baloncesto. Así, hemos podido disfrutar de profundas biografías en lengua castellana de mitos como Drazen Petrovic o estudios colectivos sobre los mejores jugadores españoles que han pasado por la ACB. 





Reconozco que desde que tuve la fortuna de que Casa del libro cumpliera diligentemente con su trabajo, más de trescientas páginas me están esperando a un hueco libre para degustar el análisis realizado por estos dos especialistas en la materia de los fichajes no-americanos de la auto-proclamada mejor Liga del mundo, la siempre ardua misión de prosperar en la exigente NBA. Desde Arvydas Sabonis a Dirk Nowitzki, pasando por Fernando Martín, sin dejarnos a Dino Radja. 




No poder aún haberlo leído de forma completa no ha impedido esa primera exploración maliciosa del crítico buscando ver el esquema de trabajo, quién firma el prólogo y cómo se concluye. Me detení completamente leyendo algún pasaje, como la leyenda de Toni Kukoc, La Pantera Rosa, el jugador al que Boza admitió querer besar en la frente mientras paraba el entrenimiento para alabar su versatilidad. Tampoco opuse resistencia a un poco de Historia de los Balcanes, explicando cuáles fueron las causas de la hostilidad entre los integrantes de la selección de la antigua Yugoslavia (recomiendo, pese al buen resumen aquí hecho, leer Sueños robados).



También ha habido más predilección por tirarse a la piscina a cargo de los autores, algo muy loable. Se admiten al fín temas tabús en los dominios de David Stern como el horrible arbitraje a los Sacramento Kings (con Vlade Diva y Peja Stojakovic en su plantilla) en el mítico sexto partido de las Finales de Conferencia o las discutibles dos últimas faltas al zar lituano "Sabas" en su pelea con O´Neal. Historias dentro de historias de una puesta en relieve donde queda claro que el conocimiento de los dos implicados es tan profundo que se han dejado muchas cosas en el tintero. 




Si las rebajas se lo permiten a los amantes de los aros, no duden en hacerse con uno...

Publicar un comentario en la entrada