lunes, octubre 20

No es su momento aún y lo sabe. Hubo destellos en la Supercopa, algún puño apretado, ofrecerse en la esquina para clavar dagas de tres. Sin embargo, Andrés Nocioni es el primero en comprender que su partitura es muy diferente en el Real Madrid a la de sus otros equipos. A pesar de ello, si bien pasará un período de adaptación, el ala-pívot argentino es un falso novato en la entidad blanca, se puede tratar de uno de los factores decisivos de muchos sueños para los de Pablo Laso, entrenador aplaudido por su juego y bajo la sombra de la sospecha por las dos últimas finales perdidas ante Maccabi y Barcelona. 




Su fichaje llegó cuando muchos pensábamos que en España únicamente jugaría para el Baskonia. Allí lo ha sido todo. Junto con la camada albiceleste comprada buena, bonita y barata (Luis Scola, Fabricio Oberto y Pablo Prigioni), un soldado que aprendió disciplina para controlar su emotividad a las órdenes del entrenador más lacedemonio que conoció la ACB, Dusko Ivanovic, Andrés fue uno de los culpables de que los vitorianos tuteasen a los grandes de Europa. Ahora, "El Chapu" (apodado así por una de las creaciones más entrañables del genio Roberto Bolaños, alias Chespirito) debe hacer de hermano mayor, la parroquia merengue confía en que sea el guía de Campazzo, otro de los grandes fichajes del verano para el campeonato español. 




Muchos culés arqueamos la ceja. No es buena noticia que un tipo así ande en el vestuario de uno de los rivales por excelencia de los blaugrana. Ya nos hizo correr un sudor frío por la frente los rumores de Pete Mickeal volviendo de sus problemas de salud para ayudar a los Rudy y compañía por su asalto a la F4. Es allí donde se necesita a los viejos guerreros, esa línea de infantería que espera en calma en los momentos más infernales. Precisamente Pete Mickeal es uno de los pocos que cuestiona a Nocioni el título del extranjero más competitivo que nunca piso la península. Cuando supo de sus problemas de salud, Andrés no dudó en desearle una pronta recuperación a uno de los oponentes con los que más trompadas se había dado bajo tableros: "Qué lindas batallas". Los postes bajos catalanes y baskonistas pueden dar fe de ese choque de trenes, arañazos, codos y miradas rabiosas a los árbitros. Todos por ganar. 


La espalda pidió reposo en el primer compás de Euroliga. Los médicos respiran tranquilos porque no parece grave, de hecho, el Madrid acabó imponiéndose a uno de los clásicos del campeonato, el Zalgiris de Kaunas. No obstante, son cosas a las que no se acostumbra a un tipo que se fue de la NBA tras brillar en Chicago por el desmantelamiento de un proyecto deportivo muy interesante, y el traspaso a unos Sacramento Kings de capa caída. "Si Chicago acabó siendo una banda, Sacramento era dos bandas"




Tampoco cuajó la cosa en los Sixers, pero el legado ya estaba hecho. Por supuesto, por lo mostrado en la Ciudad del Viento, pero, aún más, por aquellos Juegos Olímpicos de 2004 en Atenas. "Creo que Andrés Nocioni es el jugador más duro de este torneo". La frase es del legendario Doug Collins durante las semifinales en las que que nuestro protagonista y la generación dorada hicieron tambalearse al mundo tras derrotar al Dream Team de Duncan e Iverson. No el más alto, fuerte o rápido. El más duro. Algo de eso hay en uno de los buques insignias de uno de los conjuntos más honorables que recuerda el Viejo Continente: el Tau Cerámica. 




Ya lo ha advertido a navegantes, siente que el club que deja le debe muchísimo, y que él asimismo tiene una deuda impagable con la institución. Allí dio el salto de calidad definitivo y creció en todos los sentidos. Mucho ha cambiado y hay tiros para ello (semifinales de Saitama, aquel TOP 16 en Moscú, pero "El Chapu" no es de los que se esconden, sino que pone la fotografía en la taquilla para recordar lo que pudo ser y terminará llegando); después de aquellas dolorosas derrotas, vino ese bronce en China, donde jugó con un hombro hecho trizas y tirándose a por el esférico cómo si fuera un alevín. 



Una vida de soldado como Alatriste, ambos alistados desde los trece años. Los nombres de los rivales con los que ha intercambiado caricias lo dicen todo: Kobe Bryant, Pete Mickeal, Dejan Bodiroga, Khryapa, Antonio Mc Dyess y un distinguido etcétera de compañeros de fatigas. Un mate sobre Kevin Garnett y otras postales inolvidables para uno de los individuos más carismáticos que han pasado por una liga que siempre pagaría por tener a un hombre como Nocioni en activo. 



1´5 millones y dos años en el candidato favorito de las casas de apuestas para la F4 que se celebrará en la capital de España. Aunque él se venda como un obrero, ya desearíamos que los esforzados trabajadores pudieran ser remunerados de esa manera por su sudor. Sin embargo, hay también dudas en este caballo ganador (la edad, fatiga y riesgo de lesiones en el momento más importante del año). 



No obstante, si el argentino sigue en pie cuando la Euroliga (la única gran copa que falta en su brillante CV) esté en el último baile del año, el proyecto de Laso y los suyos estarán mucho más cerca de conseguir sus ambiciones. 



Publicar un comentario