lunes, agosto 24


A veces, Dios no juega a los dados con el universo. Estaban destinadas a toparse la una con la otra. ¿Qué ocurre cuando un objeto inamovible recibe el impacto de un misil imparable? Durante años, habían tenido vidas paralelas. Unos presumíamos de Pau Gasol y su salto al Olimpo de la NBA. Los otros habían hallado a su Maradona de las canastas en la figura de Manu Ginóbili. En los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 se habían enfrentado. La espléndida victoria de los Garbajosa y compañía se empañó en el recuerdo, porque España cayó en cuartos de final ante el show de triples de S. Marbury. Argentina, en cambio, olvidó su derrota en fase de grupos con el oro olímpico más celebrado, aquella camada de pibes robó el fuego de los dioses, arrasando a Italia en la finalísima. 



De cualquier modo, Japón 2006 resultó ser un punto de inflexión vital. Aquel Mundobasket en tierras niponas resultó uno de los más especiales, porque pareció existir la sensación de justicia poética. Los cuatro combinados que llegaron a semifinales estaban invictos. Habían sido lo mejores y no se podía discutir que merecían pelear cada una de las tres medallas disponibles. La Grecia de Papaloukas, el primer y aún inacabado proyecto de Jerry Colangelo de Estados Unidos, la España comandada por Pepu Hernández y la albiceleste. Por juego, los hispanos parecían tener un peldaño de favoritismo sobre el resto, al haber arrasado a todos sus oponentes, que incluían a luminarias como la Alemania de Dirk Nowitzki. 



Con todo, incluso en la oleada de entusiasmo que se había generado sobre el combinado español (al estilo alegre y desenfadado de su ataque había que sumar el clima creado en las retransmisiones por el añorado Andrés Montes, Juan Manuel López Iturriaga y "Lagarto" de la Cruz), aquel duelo en Saitama fue diferente a todo lo visto en el torneo. Antes, aquella mañana había amanecido con Papaloukas y sus guerreros logrando el milagro de vencer a USA en un partido para el recuerdo. Nadie en su sano juicio quería vérselas con los estadounidenses enrabietados por el bronce. Se presentaba una oportunidad única para disputarse el oro contra los helenos del dragón Yannakis. 



Sergio "La Oveja" Hernández era un entrenador atípico para climas tensos. Sorprendía verlo preguntando educadamente a sus jugadores si habían quedado claros los conceptos tras un tiempo muerto. Bajo su escasa barba y tono plácido, se escondía un competidor al estilo potrero. Los sudamericanos habían visto al conjunto de Pepu Hernández arrasar a casi todos sus rivales aquel 2006: triples de Navarro, rebotes de Felipe, mates de Rudy... Nada de eso iba a ocurrir en Saitama. Argentina salió a comerse la pista e impuso un feroz estilo, agresivo e inteligente. Luis Scola y Fabricio Oberto debían ser la sombra de Pau Gasol y cumplieron su rol a la perfección. Cada canasta era celebrada con emotividad, especialmente por Andrés "El Chapu" Nocioni, alguien que ya se había hecho célebre en un torneo internacional por encararse con el mismísimo Kevin Garnett.



El aro se iba haciendo cada vez más pequeño a muchos de aquellos supervivientes del recordado triunfo en Lisboa. Únicamente un guerrero curtido en mil batallas como Andrés Jiménez parecía entender el ritmo pausado y venenoso que querían sus oponentes, especialmente bajo la batuta de un maestro en esa clase de lides, Pepe Sánchez. Pepu Hernández, en su primer año como seleccionador de la absoluta, buscó en su fondo de armario y encontró a un, por entonces, jovencísimo Sergio "El Chacho" Rodríguez, formado en la cantera inagotable de Estudiantes. Con su descaro y creatividad, el canario puso unas revoluciones que se salían del guión establecido. Los 6 puntos de ventaja sabían a muy poco para los campeones olímpicos, mientras que España estaba convencida de que en ningún cuarto le podría haber salido la cosa peor. Ir perdiendo de tan escaso margen era un auténtico síntoma de resurrección. 



La inercia había cambiado y hasta los duendes de los aros mudaban de bando. Un agónico gancho de Pau Gasol terminaba entrando tras bailar por la canasta, mientras el marcador señalaba un apretado 22-24. El trepidante ritmo defensivo de los argentinos provocaba que sus hombres clave se fueran  cargando de faltas personales. Pablo Prigioni y Carlos Delfino salieron a aportar lectura de juego y calidad, pero la sangre inyectada en los ojos había pasado a un Gasol que logró repetir un tiro casi idéntico, incluyendo fortuna en los botecitos, para poner a los suyos 31-30. Tirando ambas escuadras de casta, se fueron a los vestuarios con un 38-38 que lo decía todo. S. Rodríguez había cogido el disfraz de Magic, aunque quedaba un mundo de 20 minutos donde nadie se atrevía a pronosticar nada.


El tercer tiempo fue absolutamente de España. La inyección de juventud de Rodríguez y Rudy se unía a la ferocidad de un Pau multiplicado a ambos lados de la cancha. Garbajosa comenzaba a conectar sus tiros, aunque Argentina tenía el haber de tener muy controlado a un Juan Carlos Navarro en uno de los mejores momentos de su fecunda trayectoria deportiva. De cualquier modo, el último cuarto sería el Apocalipsis. Cada rebote fue un sufrimiento para defensores y atacantes, así como unos colegiados obligados a multiplicarse. Justo cuando parecían enterrados, triples de Sánchez y Ginóbili sumados a una feroz entrada a canasta de "El Chapu" colocaron un 69-67 que hizo a Walter Herrmann apretar el puño desde el banquillo. Competidores indomables, la Generación Dorada quería seguir reinando a falta de poco más de tres minutos. Quedaba dilucidar si la prometedora España de los últimos tiempos (plata en el Eurobasket de Suecia 2003) podía dar el salto de calidad.



Pero el destino sonrió a los héroes de Atenas. Luis Scola sacó una falta en ataque al infalible Carlos Jiménez (un titán capaz de llevar apenas dos faltas personales sin haberse dejado de emplear a fondo bajo tableros ante fieras como Oberto). Sin embargo, la penetración de Manudona no entró y sí un tiro imposible de Juan Carlos Navarro a apenas 120 segundos del final, llorando el aro y de alegría contenida los de Pepu Hernández, aquellos 4 puntos de colchón eran un mundo. Todo podía cambiar en un instante. Y volvió a hacerlo. La afición de todo un país paralizada cuando Pau Gasol caía y no podía sostenerse en el poste bajo.



Conteniendo las lágrimas, el ala-pívot de Sant Boi tuvo la entereza de anotar sus dos tiros libres antes de cojear hasta el banquillo con su hermano Marc. Menos de un minuto para que sus compañeros luchasen el pase a una final que él no podría jugar. Pero ese margen era molto longo ante una irreductible albiceleste, un triple de Sánchez de inmediato colocó el cartel de suspense (73-70). Deidades mortales acostumbradas a hacer milagros para los suyos, una penetración suicida de Ginóbili y dos tiros libres de Luis Scola colocaron el empate tras un tiro libre convertido por el base extremeño José Manuel Calderón.



Símbolo del mejor Tau Cerámica de Ivanovic y acostumbrado a competir con aquellos porteños hasta en los entrenamientos en Baskonia, nuevamente fue Calderón a la solitaria línea de tiros libres. El aro escupió uno y aceptó el otro. Con todos los ojos puestos en el terror que inspiraba Ginóbili, el estelar jugador de los Spurs rectificó (quizás con pasos) para pasarla a Andrés Nocioni en la esquina. Un lanzamiento mil veces hecho por el admirador del héroe creado por Roberto Gómez Bolaños. El disparo salió errado y la fotografía acompañaría la taquilla, por aquel entonces en los Chicago Bulls, del hoy jugador del Real Madrid. Rudy se quedaba con una bola que valía por la primera final en un campeonato del mundo de la selección masculina absoluta de basket.



Gasol ya no pudo contener las lágrimas aquel día de septiembre. Sus amigos y el habían superado la asignatura pendiente más importante de todas y ante el mejor profesor posible.



FOTOGRAFÍAS EXTRAÍDAS DE LOS SIGUIENTES ENLACES:



http://ucienf.blogspot.com.es/2006_09_01_archive.html



https://www.youtube.com/watch?v=5K8XbLVXQ_g



http://www.gettyimages.es/detail/fotograf%C3%ADa-de-noticias/pau-gasol-of-spain-in-action-against-argentina-fotograf%C3%ADa-de-noticias/71766602



PARTIDO COMPLETO:



https://www.youtube.com/watch?v=Fe1u4sv9mZ8
Publicar un comentario en la entrada