lunes, septiembre 14

El Duque de Wellington odiaba profundamente a Napoleón Bonaparte. Para su pensamiento conservador y de fiel servidor de la Corona Británica, "el ogro corso" era una abominación revolucionaria, un déspota y mal a erradicar. Sin embargo, el militar que terminó batiendo al temible Bonaparte en Waterloo (1815), no dudaba en afirmar que: "Su mera presencia equivale a 40000 efectivos más para su ejército". Si bien su modelo de conducta victoriano recelaba ante las exhibiciones de carisma y megalomanía de Napoleón, Wellington era demasiado inteligente para no percatarse de la inyección de moral que esa actitud daba a las tropas galas. 



Esa sensación la tuvieron en el presente Eurobasket muchos de los rivales de Alemania. A pesar de haber sido un combinado bien escogido, con un buen staff técnico y jugadores muy interesantes, pocos dudarán que su aura la da la decisión de volver a enfundarse la elástica bávara de Dirk Nowitzki, símbolo de los Dallas Mavericks y uno de los mejores jugadores nacidos en Europa de todos los tiempos (para algunos, entre los que me incluyo, el mejor). El conjunto teutón es más con ese Robin Hood de 2´13 metros de altura, quien puede botar el balón, subir el esférico y elevarse para un triple frontal. 



De la lista de milagros de este Bonaparte del basket puede dar fe la selección española. La inteligente defensa de Jorge Garbajosa no pudo impedir un mortífero disparo del ala-pívot que valía por el pase a la final del Eurobasket de 2005. En esos encuentros entre alemanes y españoles, Nowitzki y otro referente como Pau Gasol se ensarzaron en apasionantes duelos, donde el talento al poste bajo, la inteligencia para encontrar al compañero y el liderazgo se pusieron a prueba. Ambos genios trasladaron aquellos pleitos a la mismísima NBA, cimentando una sana rivalidad de admiración mutua.


Tal vez el apogeo fue en 2001. Gracias a la magia de Hego Turkoglu, Alemania hubo de abandonar su sueño del oro para pelear un disputado bronce con España. El combinado hispano se lució en tierras otomanas, Juan Carlos Navarro explotó, Gasol se disparó a los 31 puntos y... en frente, Nowitzki. Los que vieron aquel encuentro creyeron que el ala-pívot pareció levitar. Un plástico mate superando la defensa del incombustible Carlos Jiménez, triples de ciencia ficción y liderazgo para hacer más grandes a Marko Pesic, A. Okulaja, Patrick Femerling y cía. Los nuestros se enfundaron el oro, pero todos tuvimos la sensación de ver a alguien que podía alcanzar el nivel de Maradona en México 86 o Michael Jordan en sus años dorados en Chicago. Dirk hacía mejor al resto y acaparaba todos los focos a su alrededor.



Aquel día, el angelito se fue a los 41 puntos. Mejoró aún el registro en Japón, evitando que los suyos sufrieran su particular angolazo. Ante la exuberante selección africana, Nowitzki firmó 47 para su casillero, incluyendo un lanzamiento de dibujos animados para forzar la prórroga, ¿imposible? No con él en cancha. Más reciente, en 2011, también quedaría en la videoteca del buen aficionado su 10 de 14 en tiros de campo frente a Israel en otro Eurobasket. Independientemente de nuestra nacionalidad, simpatías o fobias, los disparos imposibles de Nowitzki forman algunas de las estampas más imborrables en nuestra retina de aficionados al baloncesto.



Lo sentimos en su segunda jornada de fase de grupos, cuando con su ametrallamiento exterior puso muy nerviosa a una ultra-favorita como Serbia. Y es que desde que decidió volver al ruedo, ha servido para recordar a otros mitos como N. Galis, el insuperable anotador heleno. Toni Parker y el teutón han hecho que el antiguo astro del Aris Salónica volviera al candelero, mientras amenazaban un primer puesto en la tabla de anotadores europeos que parecía inviolable. Es lo que tienen los genios, suelen ser batidos por otros de su misma condición e idéntico fuego competitivo. Los vitoreados tiros libres frente a Italia eran un homenaje doble al heleno y al bávaro, unidos en la leyenda.



"España ha marcado mi carrera con la selección". Lo dijo con pleno conocimiento de causa. Aunque sabíamos que el grupo era complicado, no pensamos que alemanes y españoles se iban a jugar el pase a la segunda ronda en la última jornada. Volvió a saludar a Pau, nos dejó algún lanzamiento para el recuerdo sobre Mirotic, pero dio la sensación de que Robin Hood estaba un poco cansado. Schröder llevó las manijas de unos bávaros que nunca perdieron la comba al encuentro, haciendo la goma. Todo un entrenador como Pepu Hernández decía ante las cámaras que parecía extraño que el balón no pasase ni una vez por las manos del dorsal 14 en algunas posesiones.



Nowitzki en el banquillo en el tercer cuarto. Dirk perdiendo balones en pases errados. Robin Hood viendo como Pau Ribas le birlaba la cartera. Times aren changing, diría Bob Dylan. De cualquier modo, por un momento, volvió a parecer lo de siempre, que el mito no nos quería dejar. El príncipe de los queruscos al rescate en Teutoburgo. Tras un tiempo muerto, el 14 nos regaló un triple sutil que no tocó ni aro antes de bajar por la red. Después llegaría otro más y el carrusel de tiros libres, donde Sergio Llull certificó que el duelo fratricida iría para los pupilos de Sergio Scariolo.



Nuestro protagonista no pudo coger el rebote ofensivo del tiro libre de Schröder. Este cuento se había acabado. Muchos seguidores en España celebramos el pase a octavos de final, pero no sin dejar de mirar por el rabillo del ojo al jugador más grande que nunca han tenido (y tendrán) los Dallas Mavericks. El próximo enfrentamiento que tengamos contra Alemania bajo tableros será distinto, con diferente sabor. A los buenos magos se les aplaude al terminar, pero los más grandes, son aquellos que dejan la pista enmudecida cuando desaparecen.



No tengo ninguna duda de a qué condición pertenecen Pau Gasol y Dirk Nowitzki. 



FOTOGRAFÍAS EXTRAÍDAS DE LOS SIGUIENTES ENLACES:



http://www.gigantes.com/nowitzki-anfitrion-del-eurobasket-regresa-tras-4-anos-de-ausencia-se-enfrentara-con-los-gasol/



http://www.dmavs.net/2015/05/dirk-nowitzki-se-plantea-jugar-el.html



http://www.gettyimages.ae/detail/news-photo/dirk-nowitzki-of-germany-talks-with-his-headcoach-chris-news-photo/486986662
Publicar un comentario en la entrada