lunes, octubre 19

Independientemente de nuestros colores, un Boston-Celtics-Real Madrid es algo especial, una cita marcada en rojo en el calendario. No es solamente un encuentro disputado entre un conjunto NBA y otro europeo. Se trata de dos instituciones con aura legendaria. Evocan anillos y Copas de Europa, así como jugadores luminosos de la talla de Bill Russell, Fernando Martín, Larry Bird o Arvydas Sabonis, entre muchos otros.



La pasada semana, la capital española volvió a recibir a los orgullosos verdes. El 96-111 resultó un curioso guiño del destino a aquel primer duelo que ya tuvieron en aquella época donde Drazen Petrovic ya había puesto su ambicioso talento con el objetivo de cruzar el charco para medirse todos los días a figuras como Kevin McHale o Robert Parish. No era lo más importante el marcador, si bien Brad Stevens volvió a demostrar lo prometedora que es su pizarra defensiva, capaz de secar a toda una maravilla del tiro tras bloqueo como es Jaycee Carroll.



Aquella noche, A. Bradley acabó como máximo anotador, merced a sus 17 tantos. Antes, Sergio Rodríguez (ex NBA) tiró de orgullo y ritmo vertiginoso para marcar la senda a sus compañeros. Los de Pablo Laso resistieron muy bien los dos primeros cuartos. La segunda parte resultó infernal para un conjunto con un calendario desquiciado (viaje a Brasil, dos partidos, Supercopa, visita de los Celtics y debut liguero ante un conjunto de la tenacidad del Valencia).



A pesar de las bajas notables (Rudy Fernández), el amistoso no deja de constatar una tendencia de los últimos años. Con el surgimiento de la generación dorada, los ÑBA, la Lituania de Saras o la Grecia de Papaloukas, hubo un muy interesante recorte de distancias siderales entre la producción baloncestística de USA y el resto del mundo. Tras la revolución de Jerry Colangelo, Mr. K y su staff, vuelve a intuirse un nuevo avance del dominio impuesto por los profesionales NBA al resto. 



Los Celtics son un buen equipo joven con ambiciones de Playoffs en su Liga. Dieron la cara ante los Cleveland Cavaliers de Lebron James. No obstante, ocupan un lugar mucho menos destacado en la actualidad de la auto-proclamada mejor competición del mundo que un Real Madrid que ha marcado tendencia en el campeonato doméstico y Europa. Pablo Laso habló de la falta de costumbre de las escuadras de este lado del charco a disputar 48 minutos. Le asiste toda la razón, a ello deberíamos añadir las mayores distancias del triple. Ahí es donde están edificando buena parte de sus ventajas los jugadores estadounidenses. 



Decía Andrés Nocioni que es cómo jugar con reglas distintas. Totalmente cierto y, muy astutamente, el beneficio cae para el mismo lado. Los tiradores de media distancia de buen rango en la NBA no tienen ningún problema con la distancia de los tres puntos para la FIBA. Al buen físico que siempre les ha caracterizado, se debe sumar una mejora técnica de fundamentos muy interesante. Thomas no solamente es un gran penetrador, tiene capacidades y liderazgo que lo alejan de un talentoso pero alocado prodigio de Playground. En Euroliga deberían tomar buena nota, estos señores nos están cogiendo mucha ventaja. 


Afortunadamente, a nivel de organización no hubo nada que envidiar al espectáculo procedente de USA. El pabellón madridista lució las mejores galas posibles, además de incluirse toda la parafernalia y ornamentos que son de recibo en tales ocasiones. Supervivientes de lujo de aquel primer enfrentamiento de 1988 como Fernando Romay acudieron al evento con sus mejores sonrisas para el homenaje. 



Viendo las acrobacias y mates en los preludios, uno no podía rememorar con nostalgia a Dayyl Dawkins, tristemente desaparecido hace muy poco, un matador con la capacidad de hacer retumbar el aro como un trueno. Lo único positivo es el equipazo bajo tableros que se va a formar en el cielo, ahora que lo van a juntar con Moses Malone. Por su lado, David Lee hizo el mejor homenaje a Dawkins con un machaque espectacular tras superar la defensa de Gustavo Ayón. 



Todos nos quedamos esperando que no pasen tantos años para que estos míticos conjuntos vuelvan a encontrarse.  



PRÓXIMA SEMANA: UNA ODISEA EN MINNESOTA: ANNA CRUZ



FOTOGRAFÍAS EXTRAÍDAS DE LOS SIGUIENTES ENLACES:



http://www.sweethoops.com/se-confirma-los-boston-celtics-jugaran-contra-el-real-madrid-el-proximo-8-de-octubre458/



http://www.hispanosnba.com/noticias/2015/10/08/celtics-dominan-real-madrid-repitiendo-resultado-1988



http://www.vavel.com/en-us/nba/551203-avery-bradley-shines-as-boston-celtics-ease-past-real-madrid-in-preseason-111-96.html
Publicar un comentario en la entrada