lunes, abril 25

Dos de los mejores



Todos sabían que iban a volver a encontrarse. Durante la última temporada de Pep Guardiola como primer entrenador del Barcelona, el Vicente Calderón presenció un vibrante duelo, decidido por una genialidad de Messi; una falta lejana con un toque magistral del argentino que sorprendió a un portero a quien se pilla desprevenido pocas veces, Courtois. 1-2 en un choque muy igualado. Hasta el momento, la única vez que Diego Pablo Simeone y el míster de Santpedor se han medido en la pizarra. No obstante, Dios no juega a los dados con el universo, y estaba escrito que dos de los mejores técnicos de la última década iban a retarse nuevamente. 



Como jugadores, sí se hartaron de de tenerse en frente. Pep, siempre en el Barça, el Cholo con la elástica hispalense y asimismo la rojiblanca. Por su posición en el campo, tuvieron oportunidad de admirar y luchar contra las habilidades del otro. El medio catalán poseía técnica y visión. Por su lado, salido de la forja de Carlos Salvador Bilardo, Simeone era un todocampista de raza, no exento de calidad, y con llegada. De cualquier manera, en su primera partida en el Manzanares, Guardiola ya había escrito con letras de oro en el libro de entrenadores imborrables. Pero, transcurrido este período sin competir de manera abierta, el ahora técnico del Atlético de Madrid ha revolucionado a un club histórico que estaba hundido cuando él llegó. No existen dudas hoy de que los colchoneros contrataron algo más que un antiguo referente para calmar a la afición, sino a un psicólogo que sabe exactamente qué necesitaban oír unos jugadores mejores de lo que ellos mismos creían. 



Quien ha cambiado poco es Guardiola. A pesar de que Ibrahimovic lo acuse de filosofía barata en su autobiografía, de siete participaciones en Champions League, uno de nuestros protagonistas de hoy ha llegado en cada una de ellas a semifinales. Ahora, lo hace con cuentas pendientes. Los varapalos ante Real Madrid (y su impresionante 0-4 en el Allianz Arena) y Barcelona (donde Lionel desequilibró en 15 minutos lo que había sido un encuentro muy igualado) escocieron a una apisonadora que no se puede contentar con avasallar en la Bundesliga. Se suponía que a quien muchos señalan como el mejor entrenador de la Historia no puede irse del Bayern de Múnich sin una Orejona. Resulta injusto medirlo así, pero tales son las expectativas que crea. Qué lejano debe quedarle ya al, por aquel entonces, técnico blaugrana, cuando abrió su puerta a un Cholo ansioso de empaparse de los sistemas de todo tipo de colegas de profesión, desde Mourinho a él. Ahora, la balanza está mucho más equilibrada y dichas semifinales adquieren tintes históricos.  


Aquella noche de 1974



Sigue siendo un momento agridulce. Lo que el Atlético de Madrid hizo en Heysel solamente puede ser valorado en su justa medida con la perspectiva del tiempo. Durante 120 minutos, tuteó a una escuadra que sería legendaria, el Bayern de Múnich de Beckenbauer, un conjunto que conseguiría hasta tres entorchados consecutivos, igualando la marca del mítico Ajax de Cruyff. Un conjunto bávaro que tenía mega-estrellas de la talla del guardameta Sepp Maier, Paul Breitner o, cómo no, el increíble Torpedo Muller, goleador irrepetible. Un núcleo duro que, junto con el del Borussia Mönchengladbach logró el Mundial aquel verano ante la todopoderosa Naranja Mecánica. Pues bien, el Atleti de Luis Aragonés y Gárate no dio ninguna sensación de ser inferior a aquellos monstruos en la final.



Fue un momento dulce, cuando el Sabio de Hortaleza anotó una sutil falta que hizo vibrar a una afición india que vio el título, lo acarició y saboreó. Pero aquel Bayern sabía, cómo Michael Jordan y otros genios, que cuando uno va a perder debe hacerlo atacando lo más posible. Schwarzenbeck lanzó un obús que fue justo donde suplicaban las gargantas alemanas y se alejó de las manos del meta Reina. El resto fue historia. Dicen que en el museo del Calderón están las asas de ese trofeo que llegó a ser suyo tras un esfuerzo descomunal. Hoy, el Bayern tiene ya 5 en dicho campeonato. En estrenar el palmarés anda un Simeone que, aunque no estuvo en Heysel, sí que fue actor protagonista en Lisboa.



Si algo tiene el técnico argentino y su staff (mono Burgos, profe Ortega...) es que quieren desterrar el victimismo. Cuando volvieron a la cancha del Benfica en fase de grupos, su respuesta fue tajante ante las preguntas incisivas de los periodistas sobre el alojamiento: "Sí, mismo hotel, misma ruta... es lindo volver a estar en este estadio, significa que seguimos en el buen camino". Los apaches han vuelto. Aquel vuelo y magistral cabezazo de Sergio Ramos llevó al éxtasis al madridismo, pero fue asimismo una daga cruel, un revival de lo injusto que puede ser el fútbol en ocasiones. Heysel y Lisboa. Dos marcas que el Cholo quiere que los suyos extirpen de la forma más contundente posible. Se han dejado kilómetros en las piernas para batir al Barça más favorito en mucho tiempo (Suárez, Neymar, Messi...). Ahora, están a tres pasos de volver a desafiar al destino.



180 minutos... y el rabillo del ojo




A pesar de toda la fama (bien merecida) de obsesionado de Simeone, no supera a su adversario en metódico. Guardiola no es ningún principiante a quien sorprender con la intensidad y excelentes repliegues colchoneros. "Si están muy bien, ganan seguro. Si no, pueden hacerte mucho daño", advertía un tipo que no deja indiferente a nadie y ha chocado con buena parte de la cúpula del Bayern por su personal estilo, cuerpo médico incluido. De igual manera, nadie puede dudar que la escuadra bávara ya ha demostrado que puede ganar en situaciones límite (Juventus) y que tiene una plantilla excepcional. Ofrecen dudas atrás, pero han hecho mucho menos ruido que otros años y llegan más sanos que en otras ocasiones. 



Buscando motivar, en el Vicente Calderón tienen que desviar poco la mirada para ver a Rummenigge. Excelente jugador, su papel como portavoz de su club ha sido menos brillante. Varios menosprecios a los rojiblancos hacen mantener una mirada tranquila en los rojiblancos, quienes afilan flechas con calma. Si de algo estamos seguros es que ninguno de estos dos conjuntos cometeré el error de subestimar al otro, pese a la diferencia de presupuestos, hay 180 minutos para que nada de eso importe... o importe mucho. 



Habrá una tregua un día antes para ver otro choque de altura, Manchester City-Real Madrid. Los de Pellegrini llega al fin a una estación con la que han soñado, buscando una cita con la Historia. Zidane y sus pupilos pueden permitirse tirar de veteranía, se sienten en su torneo, con un punto de recuperación y de suerte imprescindibles para volver a imponer el peso de la tradición. No será un espectáculo que debamos perdernos. 



Milán solamente tiene plaza para dos... 



FOTOGRAFÍAS EXTRAÍDAS DE LOS SIGUIENTES ENLACES:



http://www.marca.com/albumes/2014/01/08/atleticobarcelonasegundaparte/index_9.html



http://www.dailymail.co.uk/sport/football/article-2245546/Tribute-Gerd-Muller-Lionel-Messi-breaks-goalscoring-record.html



http://www.publimetro.co/deportes/atletico-de-madrid-y-bayern-munich-se-clasificaron-a-semis-en-la-champions/lmkpdn!1KLA4F2QvGjg/



http://tn.com.ar/deportes/after-play/bayern-munich-borro-al-benfica-y-es-el-otro-semifinalista-de-la-champions_665565


Publicar un comentario en la entrada