jueves, mayo 5

Primer candidato: Baskonia, acostumbrados a estar entre los grandes




Lo han hecho con brillantez pero sin medios. No van a ser los titulares de la prensa nacional. En Europa, se preferirá hablarse antes de otros equipos cuando se cita a los conjuntos históricos de la Euroliga. Sin embargo, donde asustan es con su hoja de servicios. El Tercio de Baskonia brilla donde otros tiemblan. El reto de esta competición no les viene grande. Han estado ya en la F4. Y han lucido sus estandartes con honor ante los clásicos (CSKA, Tel Aviv, etc.). Ahora, esta generación quiere un paso más. Están a dos partidos de conmocionar al mundo. Un momento, ya lo han hecho. 



El Caja Laboral entró en un grupo de la muerte donde ninguno dábamos un duro por ellos. Al final, su balance arrastra que solamente han sido peores que el transatlántico moscovita y que fueron capaces de ganar sus 4 partidos ante Real Madrid y Barcelona. ¿Liga Endesa bipolar? Con ellos no, gracias. Perasovic dirige con mano firme un navío que no va a desviarse de su hoja de ruta. Hay que hundirlos porque ellos no van a equivocarse con las órdenes de su exigente y excelente técnico. Hay cierto resabio a Dusko Ivanovic, pero esta es una generación diferente y con la barba lacademonia de Bourousis marcando el camino de un grupo de guerreros incansable. Se intuía una serie durísima contra Panathinaikos y la despacharon en tres encuentros, con una lección de compromiso en cada cita. 



Ahora, toca cuidarse mucho y ver los plazos. Hay mucho tocado por el esfuerzo de una temporada con tintes históricos (Causeur, Blazic, Hanga, Shengelia...), pero todos cruzamos los dedos para que lleguen sanos a un fin de semana histórico. Soñar no es gratis, contra lo que dice el tópico, pero el esfuerzo y el talento ganan partidos y campeonatos. A Vitoria le sobra. Por los Scola, Nocionis y "Benitos", hay una última rúbrica para este romance de un histórico de la ACB. Solamente falta la última danza. Ojalá sea este 2016. Si no, tranquilos, volverán a estar aquí. Los baskonistas ya no son un recién llegado a la F4. Están donde tenían que estar. 


Segundo candidato: La camada se ha hecho mayor




La pasada F4 de Madrid había sido una valiosa elección. Frente al futuro campeón, el Real Madrid, el Fenerbahce aprendió la diferencia entre tener talento y saber aprovecharlo. Los pupilos de Pablo Laso les ganaron cuándo y cómo quisieron. Un año después, la mano de Zeljko Obradovic ha llevado con maestría a un vestuario con potencial y complicado. Nadie puede ponerle un pero a la clasificación de los turcos, capaces de tumbar a la escuadra que ha brindado un baloncesto más vistoso durante los últimos cuatro años. Y lo han hecho con grandeza. 



Las carreras de Luigi Datome para evitar bandejas fáciles de los adversarios cuando el partido ya estaba ganado con amplitud, la agresividad bien entendida de Pero Antic o la explosión absoluta de Bogdanovic son solamente algunos ingredientes de a quien muchos ven como el gran favorito a llevarse la ansiada Copa. Y, si todo eso fallase, tienen un zorro de los banquillos cuya cara enrojecida cuando no ve el baloncesto que quiere es una garantía de compromiso y fiabilidad. La trayectoria de Zeljko en la máxima competición continental tiene un único nombre: leyenda. 



¿Podrá repetir Epke Udoh una presencia tan dominante en la pintura como firmó en el Barclaycard Center? Si es así, los turcos tendrán mucho ganado. Piezas como Skoukas han ayudado sobremanera para que un cóctel de plantilla empiece a tener un sabor distinto al del individual, sino conformando un equipo que, dirigido por un maestro estratega, piensan que el cielo es el límite.


Un coloso con riesgo de vértigo



Es una barbaridad tener dudas con ellos. Un equipo que cuenta con un gran entrenador, una plantilla potente y la sociedad Milos Teodosic y Nando de Colo como exteriores debe ser favorita siempre. Lo confirmaron en un grupo salvaje donde fueron primeros y respiraron aliviados y clasificados cuando otros históricos clubes se jugaron la piel los últimos días. Sin embargo, igual que otros extraordinarios conjuntos como el Barça de Epi, a veces, parece que para el CSKA es más fácil la machada de llegar a la F4 de manera incombustible que ganar esos dos tensos encuentros para llevarse la copa.



Hay muchos indicios para darles por favoritos. No estará Spanoulis, su verdugo ya en varias ocasiones en tales lides. Dominaron al vigente campeón, el Real Madrid, con un De Colo que fue excepcional. En Moscú, vencieron con contundencia al Barça de Xavi Pascual sin exprimir a los titulares. Mucho roster y calidad, aunque cierta frialdad a la hora de verdad. Se va a mencionar hasta en la sopa a Teodosic hasta que llegue el día D y la hora H. Un talento balcánico de los mejores, una cierta tendencia a la dispersión.



Lo que más invita al optimismo son sus excelentes cuartos de final frente al prometedor Estrella Roja, una sorpresa muy agradable esta Euroliga. Guerreros como Kurbanov o Higgins serán fundamentales y Kyle Hynes, ADN de las bestias del Pireo cuando se trata de finales, serán factores diferenciales para que todo el talento y un excelente curso tenga, al fin, el merecido triunfo.



Las dos caras de Jano



¿Qué Lokomotiv de Kuban nos vamos a encontrar en Berlín? El que perdió de manera clara el segundo y tercer partido de los cuartos de final es sin duda el más flojo de los tetrarcas que van a por el cetro continental. No obstante, el que ganó los dos últimos de la serie puede batir a cualquiera. En su medición contra el Barcelona de Xavi Pascual, ambos contendientes mostraron lo mejor y peor que tienen. Finalmente, el cuarto día en el Palau fue el encuentro bisagra, aquel donde el Lokomotiv sobrevivió al vigésimo milagro de Juan Carlos Navarro.



Si hay un factor que da alas a esta imprevisible escuadra es su entrenador, un Bartzokas que logró exprimir el talento innegable de su vestuario. Estamos disfrutando con él de un Víctor Claver en su mejor versión, cómodo y sin esa presión que tanto le ha pesado en el pasado. Thompson y Delaney incluso parecen haberse ganado novias como el Real Madrid por su buen rendimiento ante los blaugranas. Si tienen el día, los de Krasnodar volverán a justificar su rápido ascenso a la élite europea. Eso sí, les urge la cuestión, puesto que cantos de sirena amenazan con forzar un éxodo de algunos de sus mejores hombres. Mejor hacerlo con un título bajo el brazo.



Se supone que su inexperiencia es una desventaja, pero eso también se aplicaba a los cuartos y no fue así. Berlín, final abierta.


FOTOGRAFÍAS EXTRAÍDAS DE LOS SIGUIENTES ENLACES:



http://baloncesto.as.com/baloncesto/2016/04/27/euroliga/1461789886_065262.html



http://sport.blic.rs/kosarka/evropska-kosarka/bogdanovic-o-uvredama-delija-ne-znam-da-li-su-to-govorili-kinziju-ili-meni/3mpvf07



http://www.solobasket.com/internacional/el-real-madrid-no-puede-con-la-dupla-teodosic-de-colo-y-naufraga-en-moscu-95-81



http://www.elperiodico.com/es/baloncesto/
Publicar un comentario en la entrada