lunes, febrero 13

El mejor jugador de Europa




A la altura del año 1987, el Tracer Milano no era un equipo más en el Viejo Continente. Vigentes defensores del título europeo, contaban en sus filas con nombres como Bob McAdoo, Dino Meneghin, Mike D´Antoni y un distinguido etcétera. Sin embargo, aquella visita de frase de grupos iba a ser una cita con dentista para extraer la muela del juicio: Aris de Salónica. O, si lo prefieren, medirse a Nikos Galis, Con poco más de 1´83 metros de altura, de un linaje procedente de la isla de Rodas mudado a los Estados Unidos, era la clase de devorador al que ninguna defensa quiere ver ni en pintura. En permanente romance con la tabla, Galis había heredado de su progenitor el espíritu del boxeador, planteando cada entrada a canasta como una guerra de guerrillas donde casi siempre salía vencedor. 



Como guindilla del postre de esa noche mágica, Galis fue reconocido por la prestigiosa Gazetta dello Sport como el mejor jugador de la competición. Quién se lo iba a decir apenas unos años antes, cuando con esa misma camiseta se disponía a disputar un partido en los suburbios de Atenas. Aquel día, el Aris se midió al Ionikos. Como muy bien recordaba hace nada la hemeroteca del diario Mundo Deportivo, los asistentes helenos a aquella velada de un 24 de enero de 1981 siempre darían las gracias a Atenea por iluminarles con su  sabiduría para ir a aquel pabellón en dicha ocasión. Resultó una de esas raras excepciones donde se cuestiona un axioma inmutable: el basket es un deporte de equipo, nadie puede ganar solo un partido. 



Y es que en el modesto club rival jugaba un base de nariz aguileña que parecía sabérselas todas para anotar. Dusan Ivkovic, entrenador del Aris y uno de los más relevantes técnicos de la Euroliga, asistió perplejo a cómo aquel melenudo les endosaba 35 puntos al llegar al descanso a un favorito a ganar el campeonato doméstico. Por suerte, Galis, siempre él, había equilibrado la balanza como buen cañonero. Tiempo después, el legendario Red Auerbach dedicó el mejor piropo a Galis, a quien los Celtics tuvieron drafteado tras la universidad, aunque no le prestaron excesiva atención por una inoportuna lesión: "Ha sido el peor error de mi carrera". Palabra de Red. 


No podía ser de otra manera, el show de los dos pistoleros llevó a un empate casi perfecto: 101-101 en el marcador, casi un milagro habida cuenta de que los locales luchaban aquel día por no descender. Fue un desenlace extraño. Yannakis firmaba la escandalosa cifra de 73 puntos, mientras que Galis, el irreductible enemigo de las defensas, lograba llevar a su equipo a la victoria final por escaso margen. Eso sí, el crack del Aris solamente pudo firmar dos tantos más para su casillero en el período extra. La directiva del Salónica apuntó bien el nombre de aquel base con más de 1´90 de altura. Apenas unos años después cumplieron el sueño de los amantes del basket ofensivo: Yannakis y Galis se convirtieron en la brillante pareja exterior titular de los amarillos. 



Medio en broma, medio en serio, el prestigioso periodista de los aros Sixto Serrano afirmaba que ambas estrellas por poco se pulieron en presupuesto de esta disciplina deportiva en el país por sus generosos emolumentos. Ninguno de los dos era de carácter fácil en aquellos días y a su gran calidad aunaban una ambición individual. Con el tiempo, se suavizarían las posturas y un sonriente Yannakis, convertido ya en el maestro de ceremonias de la selección griega en el Eurobasket de 2007, dejaba atrás los viejos rumores para afirmar que, en efecto: "Nikos era especial". 



El momento más maravilloso para ambos llegó en 1987. El Eurobasket se celebró en la Hélade y no podían fallar a su afición. A pesar de ser locales, la Copa más deseada no pudo presentarse con mayores obstáculos. La todopoderosa Yugoslavia de otro asesino nato, Drazen Petrovic, llegó a irles dominando por 15 puntos, pero a los plavi se les escapó la presa viva. Galis, luciendo el dorsal 4, era el iniciador de cada jugada ante una grada extasiada ante el evento histórico que estaban presenciando, Fruto de las heridas de guerra, Teofanis Christodoulou y Yannakis llegaron  a la última instancia sumamente magullados, aunque con el carisma intacto. 



Nuevamente con Galis como estilete, el conjunto griego llevó a sus aficionados de los nervios al éxtasis por un triunfo en la prórroga ante la todopoderosa escuadra de la URSS. La foto de las dos estrellas celebrando el hito eran las fauces abiertas del indomable carácter draconiano de aquella maravillosa selección. Apenas dos años después volverían a rozar las mieles del éxito, aunque en el torneo de 1989 Drazen Petrovic se mostró tan intratable que ni siquiera ellos pudieron denegarle el acceso a las puertas del Olimpo. 



Como podrá imaginar la amable persona lectora, la sociedad Gallis-Yannakis fue una tiranía intratable a nivel de campeonatos domésticos, siendo infatigables levantadores de Copas y Ligas. En Europa fueron una fuerza muy a considerar que hizo alucinar a mitos como Audie Norris, quien admitió no haber visto nunca a este lado del Atlántico una exhibición como la que el indomable anotador heleno hizo un día en el Palau. Irónicamente, como aquel gran Barça de Epi, la pareja eterna del Aris de Salónica logró llevar a los amarillos a la F4, pero les faltó esa pizca de fortuna para alzarla. Ya como veterano de cinco estrellas, el infatigable Yannakis lo logró militando en las filas del Panathinaikos. 



Buscando celebrar el feliz aniversario, Vassilis Skountis, veterano periodista de olfato fino, junto a los dos iconos para recordar aquellos días donde fueron dioses del parquet. Los dos pudieron hablar de cuando sus respectivos talentos hicieron abrir las fauces del dragón del basket heleno. Y es que, antes de Diamantidis, Spanoulis y Papaloukas, Nikos Gallis y Panagiotis Yannakis hicieron creer que lo imposible era posible.  



ENLACES DE INTERÉS:



-HEMEROTECA MUNDO DEPORTIVO: DUELO DE CAÑONEROS EN NIKEA



-GALIS 50 PUNTOS TRACER MILANO



FOTOGRAFÍAS EXTRAÍDAS DE LOS SIGUIENTES ENLACES:



-http://www.euroleague.net/features/voices/2011-2012/vladimir-stankovic/i/95081/panagiotis-giannakis-the-greek-dragon



-http://hemeroteca.mundodeportivo.com/preview/2017/01/25/pagina-45/13973353/pdf.html#&mode=fullScreen [Fotografía propiedad de Mundo Deportivo]



-http://www.feb.es/2016/1/24/baloncesto/yannakis-gallis-duelo-dioses-1981/62980.aspx
Publicar un comentario