lunes, marzo 27

Si no hubieran existido, habría que haberlos inventado. Nos retrotraemos a una celebración muy especial en un hotel de Belgrado, acaba de finalizar la prestigiosa Copa Korac del curso baloncestístico 2000/01. El campeón es presa de todo el jolgorio e invita a cuantos aficionados han tenido la gentileza de desplazarse con ellos a unirse a ellos en el festejo. El Unicaja de Málaga acaba de tocar el cielo con las manos al batir al Hemofarm en los dos partidos de la finalísima. Debido al aniversario del histórico club creado en 1992 de la fusión del Caja de Ronda con el Mayoral Maristas, el blog ofrece un recorrido por esta epopeya continental de los andaluces. 



El conjunto entrenado por el sabio Bozidar Maljkovic tenía todavía la espina clavada de haber perdido la anterior edición ante el Limoges francés. La calidad de ambas plantillas era pareja, aunque los galos ya sabían lo que era el éxito y el fracaso en esas instancias decisivas, por lo que supieron imponer su ritmo de juego y el factor cancha en la ida. Con todo, los malacitanos dieron la cara en su feudo y demostraron que tenían ese orgullo que caracteriza a las escuadras que saben bien a dónde van encaminados sus esfuerzos. 



Danya Abrams era el fichaje extranjero de mayor relumbrón, etiqueta que justificó siendo el máximo anotador de los verdes. No obstante, también había mucho mimo a la cantera y gente de la casa, personificada esa política en Carlos Cabezas y Berni Rodríguez. El primero era un talentoso base y el segundo un excelso defensor. Ambos además eran extremadamente jóvenes y sentían los colores hasta un punto que a la grada del Martín Carpena le resultaba muy fácil conectar con ellos.



La Plaza de la Constitución de Málaga fue el punto de encuentro de una noche eterna para una ciudad muy identificada con aquel club. Habían estado en las buenas y en las que no lo fueron tanto. Por ejemplo, perder aquella Copa del Rey en la que eran los anfitriones. El particular carácter de Boza, ambicioso, trabajador y exigente, fue la piedra angular de una escuadra verde que, de no haberse topado con un Tau Cerámica intratable, habría reinado también en las competiciones domésticas.



Con todo, como no podía ser de otra manera, la andadura en la Korac no estuvo exenta de momentos de máxima tensión. En fase de grupos comenzaron perdiendo ante la escuadra belga del Athlon Ieper, en un partido que se suponía fácil. Los pupilos de Maljkovic reaccionaron de manera imperial ganando todas las jornadas restantes. Por su lado, el Athlon llegó hasta las semifinales en aquella edición, demostrando que no había sido tan sorprendente que pudieran batir a los futuros campeones. La advertencia era clara: no fiarse de nadie.



El Dijon les golpeó en octavos de final, aunque, nuevamente, los andaluces se sobrepusieron al primer revés. No volverían a caer en todo lo que restaba de campeonato, remontando la serie y colocándose como claros candidatos al título. Un ejemplo perfecto de la garra de aquellos jugadores era Paco Vázquez, el primer ibicenco en debutar en la ACB. Se trataba de un escolta más que voluntarioso que logró ser titular en la fase decisiva de la temporada.


Otro fichaje muy notable fue el de Fréderic Weis, un gigante francés que alcanzaba los 2´18 metros de altura. Los motivos por los que la gerencia malacitana habían recurrido a sus servicios eran muy simples: cuando se enfrentaban con él y su Limoges, aquel tipo les volvía locos a todos sus interiores. Suele ser mal síntoma adquirir a alguien solamente porque haga bueno encuentro frente a ti, pero Weis funcionó desde el primer día y firmó 13 tantos, 10 rebotes, 8 tapones y 4 recuperaciones en la ida de la final de la Korac.



El usual compañero de baile del galo era Richard Petruska, el center eslovaco que, como tantos otros ilustres adquisiciones del Unicaja, terminaría prendando de la ciudad y su ambiente. Señal de lo bien que se estaban haciendo las cosas sería el hecho de que ya en 2003 los malagueños se metían por primera vez en el TOP 16 de la Euroliga y, tres años después, celebraban su primera Copa del Rey frente al Real Madrid.



Todo comenzó aquella histórica noche en Belgrado. Este año festejarán el aniversario con su presencia en la final de la Eurocup. Su rival no podría ser más complicado este próximo martes, nada menos que el Valencia, clasificado con brillantez y vigente subcampeón de Copa. En la pasada jornada, el conjunto taronja ya les mandó un serio aviso de su potencial. Ante un oponente de esa envergadura, no puede Unicaja celebrar de mejor manera su efeméride.



FOTOGRAFÍAS EXTRAÍDAS DE LOS SIGUIENTES ENLACES:



-http://www.laopiniondemalaga.es/unicaja/2016/04/18/unicaja-gano-copa-korac-vrsac/843380.html



-http://www.laopiniondemalaga.es/unicaja/2014/10/29/limoges-deuda-pendiente/718200.html



-http://www.laopiniondemalaga.es/unicaja/2016/04/18/unicaja-gano-copa-korac-vrsac/843380.html
Publicar un comentario