lunes, marzo 13

Cualitativo es más que cuantitativo




De José Manuel Calderón se pueden decir muchas cosas. Es un base extremeño que logró una racha de tiros libres consecutivos anotados en la NBA que está al alcance de muy pocos. También era actor protagonista en una de las mejores versiones del Tau Cerámica que nunca se han visto. Su historial con la selección española ha sido un reflejo de compromiso y dedicación, jugando más o menos minutos. Sin embargo, nada de eso tendrá real importancia. Al final, quedarán sus mejores asistencias en youtube y estadísticas en libros que cuenten la trayectoria de un gran profesional del baloncesto. Sin embargo, en lo que realmente relevante, colegas y rivales podrán avalar su calidad humana. Eso sí es para siempre. 



Ambicioso como pocos y nada intimidado ante un reto de la altura de hacerse un hueco en un campeonato que no regala nada a nadie, nuestro protagonista ha vivido muchos vaivenes. Gloria de llegar con los Raptors a los Playoffs, también dolorosas campañas de derrotas en franquicias históricas como Knicks o Lakers. No obstante, al final del día, podrá dar vista atrás y jactarse de que ha dado pases a dos ala-pívots europeos que están fuera de todo concurso: Pau Gasol y Dirk Nowitzki. 



Los duendes del mercado le jugaron una mala pasada a un trota-mundos del basket que lleva la honestidad por bandera. La terrible lesión de Kevin Durant obligó a los Golden State Warriors a desdecirse y cortar el fichaje del base, pues era prioritario tener a Matt Barnes para cubrir la baja. Calderón perdonó 400.000 dólares por dejar los Lakers. Matemáticas aplicadas, una pérdida, decisión errónea. Con su comportamiento irreprochable ante el revés, se ha ganado el respeto de uno de los equipos más vistosos de la Liga y de Steve Kerr, quien afirmó haber tenido una larga y rica conversación con un ser humano estupendo.  


La isla del tesoro



Tenerife contuvo el aliento durante un instante. Sin duda, se trata de una isla acostumbrada a sobreponerse a grandes adversarios, buena prueba de ello podría dar el legendario almirante Nelson. Una gran plantilla y una grada entregada no cayeron en la trampa. No era importante recibir al Madrid de Laso, uno de los equipos más vistosos de la década en Europa. Cualquier foco que no fuera para el Iberostar habría sido hacerse de menos. En tiempos del bipolio, Txus Vidorreta y su staff técnico están rozando el ideal de una película Disney. No podían deslumbrarse ante Rudy y cía, el foco era para ellos, los líderes de la Liga Endesa. 



Aaaron Doomekamp pareció levitar en algunos compases, la sorpresa canadiense que para el Santiago Martín de la Laguna ha dejado de serlo. Abromaitis y Grigonis se encargaron de mantener la intensidad en defensa, demostrando que esto ya no era flor de un día, que nuestras dudas acerca de que pudieran llegar a esta altura de clase como los primeros eran vacías y sin fundamento. Con esfuerzo todo puede lograrse y eso sobra a una escuadra que, además, tiene talento. 



Batir a los vigentes campeones no fue la mejor noticia del año para los vencedores. Eso es lo grande de este aspirante. Porque una liga es regularidad, triunfos sufridos como el que lograron en el Bilbao Arena, o con claridad ante el joven Estudiantes en una jornada clave para recuperar el liderato. Muchos poderosos van a alzarse tras esta osada escalada, pero los amarillos sienten la maravillosa sensación de que va a depender de ellos ser capaz de conservar esa posición que tienen, la que obliga al resto a esperar a ver su resultado.


Robin Hood



Y toda una ciudad se rindió. Se trataba de un elegante tiro en suspensión que ponía a los Mavs en la senda de la victoria ante los Lakers. Pero esa victoria de regular season será olvidada con el paso de los años. No obstante, el anotador, Dirk Nowitzki, será eterno. El dorsal 41 hizo alucinar a la parroquia texana una vez más, mientras el resto del mundo le seguía en los aplausos. 30.000 puntos en la NBA, una cifra marciana en un campeonato agotador y exigente como pocos.



El genial alemán es una especie en extinción. La del jugador que solamente milita en una franquicia durante toda su carrera deportiva. Mark Cuban chillaba emocionado, hacía mucho desde que confió buena parte del devenir de su capricho deportivo en las manos de un espigado chico rubio que tiraba de tres como los ángeles pese a tener altura de pívot. El excéntrico millonario nunca tomó una decisión mejor. 



Abdul Jabbar, Karl Malone, Wilt Chamberlain y Michael Jordan. A ese selecto club de señores del basket debe unirse un nuevo cubierto, a nadie le extraña que Dirk se siente en esa mesa. Para la generación que ha tenido el privilegio de disfrutarlo, el bávaro es uno de esos prodigios que nos hace felices cada vez que salta a la cancha. Lo único que no podremos perdonarle es cuando decida colgar las botas. Ese fatídico día, perderemos un clinic de jugar a este maravilloso juego, pero la ciudad de Dallas ganará una leyenda. La del único e irrepetible dorsal 41. 



FOTOGRAFÍAS EXTRAÍDAS DE LOS SIGUIENTES ENLACES:



-http://www.blogdebasket.com/2015/01/17/7-jose-manuel-calderon



-http://www.eldia.es/blogs/basketmania/?p=97917



-http://www.prensa.com/deportes/Nowitzki-puntos-Mavericks-vencen-Lakers_0_4706529309.html
Publicar un comentario