lunes, junio 26

Los héroes discretos




Rafa Martínez es muchas cosas en el Valencia Basket. Sin embargo, usando la pluma de Vargas Llosa, podríamos hablar de un héroe discreto. Era el momento de gloria para el gran capitán taronja, la justa recompensa tras una temporada extenuante. Los valencianos han jugado todas las finales de las competiciones donde han estado este curso. Brutal. Sin embargo, en las dos primera habían perdido. Ambas derrotas fueron en el último cuarto, luchando de poder a poder. Por ello, cuando dejaron atrás a un desdibujado Barça Lassa y un Baskonia también son síntomas de fatiga, muchos podíamos pensar que tampoco sería el año para la escuadra de Pedro Martínez. Eran buenos, pero el Real Madrid de Pablo Laso se hacía acreedor de todos los favoritismos por méritos propios. Atendiendo al revés de la F4 de Estambul, no se permitirían los merengues arrebatar otro plato. 



Tras la apasionante disputa copera que nos brindaron, aguardábamos partidos competidos pero, igual que en la tónica de los últimos Playoffs, con los blancos llevándose el gato al agua. El primer día en la capital española mostró esa tónica. Los visitantes defendieron con pasión y acertaron en el aro contrario, si bien Rudy Fernández emergió como héroe salvador para llevarse el primer punto de la serie por el título de la Liga Endesa. Igual que cuando se midieron a la maquinaria blaugrana de Pesic, incluso se dudaba que el aspirante lograse su primer triunfo en dichas instancias. Pero eso estaba en nuestra cabeza, las columnas de prensa y aficionados de otros clubes. La plantilla naranja, que había visto al Unicaja resurgir en la Eurocup, ya comprendía que hasta que no se lograban las tres victorias, todo podía pasar. 



Bojan Dubljevic es un genio. Desde su poblada barba a su estilo hard rock, hace falta verlo poco para saber que es un jugador de baloncesto especial. Y, como todos los genios, tiene un punto de locura. Y ese verso suelto en la canción de bloque cohesionado que estaban brindando los valencianos, cambió el tempo de la serie con una simple acción. Ante Andrés Nocioni, el interior monenegrino fue el Chapu. Un 2+1 de calidad y garra, una demostración de que la cultura del esfuerzo no es patrimonio de nadie. Un grito en los dominios donde Felipe Reyes (récord de presencias en postemporada) gobernó con mano de hierro. El 1-1 alteró la hoja de ruta prevista y, con todo, seguíamos pensando más en lo que les faltaba a los de Laso que en sus adversarios. 


El espíritu de Detroit 2004




Hay defensas que matan. De cualquier modo, pocas como la que encontraron los todopoderosos Lakers de Kobe y Shaq en el Palace de Auburn Hills. Cuando nadie creía posible que los de Phil Jackson no sumasen su cuarto anillo en cinco años, una ciudad entera se convirtió en la trampa perfecta. No era que los angelinos hicieran una mala final, simplemente, se encontraron a bestias de collar azul esperándoles. De la misma forma, Llull y cía hicieron bien los deberes al arrancar el tercer duelo. Pero entonces cayó la tormenta, un torrencial de emociones perfecto, la comunión de una grada que se desgañitaba mientras todas las piezas de los locales encajaban. 



Por instantes, la escuadra sublime que colecciona apariciones en la F4 como otros lo hacen con los sellos, se vio envuelta en una sinfonía perfecta donde, por una vez, eran los oyentes: Sikma bailaba, Sato sacaba el rifle en el exterior, San Emeterio fintaba con acierto, etc. Todo el mundo anotaba y, especialmente, los tableros eran su territorio. Lo que nosotros, tan listos bajo el teclado del ordenador, nunca les habíamos concedido en todo el curso: el Valencia Basket rebotea muy bien, ahora mismo son una de las escuadras más fiables en esta categoría en el continente. 



"Siguen siendo favoritos. Pero tenemos mucha ilusión". Pedro Martínez mantenía la cabeza en su sitio, otro guiño con el maestro Larry Brown. Durante seis años, nadie había sido capaz de vencer en el campeonato doméstico en tres ocasiones consecutivas a los defensores del título. Durante más de una década, ninguno que no vistiese elástica blaugrana o de blanco habían levantado la copa. El Valencia estaba donde quería, pero debían asegurarse que la serie muriese en La Fonteta, el quinto partido solamente podía evitarse si, como llevaban haciendo desde mayo, se dejaban el alma en cada posesión. 


A per la Lliga!




Velaban armas. La grada rugía, seguía justo donde lo habían dejado. Sastre funcionaba como un antivirus perfectamente programado, William Benson Thomas se convertía en el regalo de estos Playoffs, cada vez que había problemas, Rafa Martínez encontraba el mejor pase posible al corazón de la zaga protegía por Ayón. Pero estaban cautos. Por dos cuartos se mostraron superiores a los invencibles, pero, ¿en cuántas eliminatorias no se quedaron con la miel en los labios para verles resurgir? No podían confiarse, eran dueños de su destino, aislados de decisiones arbitrales o cualquier cosa que escapase a su control. 



En el pasado, el Valencia mostró que tenía potencial para dañar al mejor Madrid de baloncesto de todos los tiempos. Ahora incorporaban dominio de sus emociones, la capacidad de aprovechar esos momentos de éxtasis en la cancha. Por ello, no se asustaron cuando Jaycee Carroll o Llull (siempre él) volvían a contagiar al resto. Los campeones nunca pierden sin un último hurra. La ventaja de más de veinte puntos se difuminaba. Tiempo muerto. Chicos bien, moral alta, respeto al adversario. Sato abrió el camino, el Valencia respondió con idéntica grandeza al orgullo del Madrid. 



Pierre Oriola (¡qué final la suya!) era la viva imagen de la alegría, de ese sentimiento que Dubljevic resumió como nadie: "Estoy en mi casa". Rafa Martínez, el termómetro moral de su equipo, dio la enésima lección del héroe discreto, compartiendo con su compañero Van Rossom, lesionado, el momento de alzar un título muy lindo. El Valencia entraba con todo el corazón y talento en un club exclusivo, sin victimismos y con grandeza. Un roster que toda Valencia ya se sabe de carrerilla. El de sus héroes. 



PRÓXIMA ENTRADA: LAS RATONAS COLORAS



FOTOGRAFÍAS EXTRAÍDAS DE LOS SIGUIENTES ENLACES:



-http://www.lavanguardia.com/deportes/baloncesto/20170616/423444662029/valencia-basket-real-madrid-liga-endesa-final.html



-http://www.abc.es/deportes/baloncesto/abci-valencia-basket-real-madrid-finalacb-201706141930_directo.html



-https://lataulataronja.es/
Publicar un comentario