lunes, junio 5

A Cardiff per sognare




El fanatismo de seguir unos colores nunca puede tapar el horizonte. Sobre el pasto de la ciudad galesa, Real Madrid y Juventus de Turín presentaron el pasado sábado su candidatura para culminar cursos de notable alto con matrícula de honor. Noventa minutos para ver quién brillaba más en la gran competición continental. Tras una primera parte repleta de igualdad, los pupilos de Zinedine Zidane salieron como rayos y con la confianza insultante de quien se sabe ganador de antemano. Solamente un trabajo muy bien hecho explica que el cerrojo que secó a la MSN quedase reducido a polvo para un contundente 4-1, obtenido con brillantez por un Real Madrid que hacía Historia al re-editar su pasado entorchado en el punto fatídico ante el Atlético de Madrid. 



Etapa y dinastía muy dulce en el club merengue a raíz de la llegada del técnico galo. Todo el mundo sabía la clase de jugador que fue, pero, a diferencia de otros ilustres colegas, su CV en el banco se limitaba a un no muy fructífero paso por el Castilla. Pero el francés nos ha tapado la boca a sus críticos con una sonrisa diplomática en las ruedas de prensa, poca innovación y excelente sensatez en los partidos importantes, además de una gestión excelsa del vestuario. Mientras que un buen preparador como Rafa Benítez nunca fue respetado por los gallos de un vestuario con mucho ego, su sustituto, sin cambiar en exceso su libreto, supo atemperar aguas y usar con habilidad una mano izquierda admirable. 



También logró negociar con Cristiano Ronaldo una re-conversión al puesto de 9. Tarea nada fácil y que le valió recelos que ahora son aplausos. El portugués se aleja de la creación de juego (donde tiene muchos más problemas que en el área) y disfruta de su olfato infalible y remate contundente. Temporada de ensueño para el gran competidor de Lionel Messi en los últimos años. Sin ánimo de ofender, siempre me ha parecido que el luso es un magnífico profesional y competidor, no exento de talento, que ha coincidido con un genio absoluto del balón. Como fuere, este año, y el rosarino debería tomar buena nota de ello, Cristiano ha tenido la sensatez de aguardar a dar el zarpazo definitivo en el momento justo, quitando incluso el pichichi de La Orejona a su Némesis (deportivamente hablando) a costa de un Ginalugi Buffon que, lo lamenta cualquier persona bienpensante salvo un puñado de envidias, probablemente vio evaporarse su última gran intentona con la Champions. 


La flor se marchita, el trabajo da recompensa



No fue un saque de esquina con la hora casi cumplida. Tampoco un poste afortunado. El Madrid cimentó su duodécimo entorchado en querer ir a por la final cuando la Juve, hasta ese momento bien plantada y con un Dani Alves a su mejor nivel, se vio superada táctica y físicamente. En el staff de Zidane hay más de lo que parece. Ante plantillas tan poderosas y genios en cada escuadra, llegar con un plus de gasoina a estas citas se antoja algo imprescindible. Allí empezó a terminar la final, con la contundencia que avalaba la crisis superadas: Isco, completamente recuperado para la causa blanca, Asensio, un puñal desde el banquillo y los infalibles (Ronaldo al gol y Benzema como un superlativo lector de juego). 



Comparativamente al año pasado, no hubo fortuna en los sorteos, lo cual confirma más que Zidane no es solamente suerte. Hubo únicamente un momento de pánico y fue ante el Bayern en el Bernabéu. Aquel día los merengues sobrevivieron en la hora más aciaga. Y no busquen aquí contubernios anarco-bolcheviques o judeo-masónicos. Si el estamento arbitral tuviera consignas para que el Madrid ganase, nunca hubieran dado un penalti por unas manos inexistentes de Carvajal que pudo sentenciarles. Arturo Vidal lanzó a las nubes la posibilidad de sentenciar de los bávaros, Cristiano empujó a la red dos goles que no debieron valer, pero así es el juego. Lo único que molesta, al menos desde la barrera de quienes, perdón por la herejía, no bebemos los vientos por el Real, es que de haber sucedido a otros clubes la fortuna de esos dos lances y la inexistente roja al chileno (que, de todas formas, pudo irse con Casemiro de la manita a la caseta mucho antes), los truculentos inventores de villaratos e historias para no dormir nos hubieran deleitado con mil artículos a cual más imaginativo. Pero hoy estamos aquí para hablar del campeón de Europa, simplemente, quede constancia que cuando la feria le va bien a uno y vende periódicos, no necesita justificar derrotas porque disfruta de merecidos éxitos. Cuando pase a la inversa, deberían probarlo, cura en salud. 



En resumen, el roster más completo de esta Champions se permitió sus lujos. Asensio salió para marcar y volver a asustar a rivales por el potencial que se le intuye. James lo vivió de paisano, pero Bale, el héroe local, recibió la caricia de su míster y la grada para disfrutar de los momentos más dulces del asunto, cuando esa Juve que sorprendía a propios y extraños, quedó reducida a un juguete roto con el que Isco hacía cuanto quería. Keylor, quien ya hizo la parada clave con el 0-0 en el electrónico, vivió sin inquietud el desenlace, justa recompensa para el de Costa Rica, un tipo que habla poco, asume sus fallos y para mucho. 


¿Por qué miran la camiseta cuando virtudes y defectos son los mismos? 



Sergio Ramos y Dani Alves coincidieron un breve periplo en el Sevilla. A ambos les ha ido muy bien en sus carreras. Ganadores, talentosos y exitosos también en sus vidas personales, uno podría pensar que podrían ser generosos en los escasos reveses que se llevan. Sin embargo, las ruedas de prensa previas tuvieron su punto de pullitas y cargas. Lo arreglaron bien, con un abrazo al final, debe ser así entre voraces y sanos competidores. Pero quizás es el único pero que uno ponga de unos altavoces y publicidad que, a veces, son estomagantes. Si no pocos culés admiten que Piqué es un magnífico central con la boca demasiado grande a veces, resulta curioso que cuando el barcelonista quite hierro a unos cánticos cargaditos contra él, el detalle pase desapercibido. Creo que Eric Cantona hizo bien al burlarse de las críticas de ambos a los árbitros, así como Ferdinand al censurarle su actitud con Cuadrado cuando el Madrid ya tenía la final en el bolsillo. 



Tampoco pasa sin notoriedad Casemiro. Un defensor tácticamente muy listo, capaz de barrer muchísimos riesgos para los suyos. No se sabe si sorprende más su rápida capacidad de hacerse imprescindible para Zidane o que, como Bruce Bowen y otros nombres claves de lo subterráneo, todavía no conozca lo que es una roja. Modesta opinión, pero fenómeno inexplicable. Y no en Cardiff, donde hizo una labor que todos quisiéramos para nuestros equipos. Pero la protección mediática que el brasileño tiene en comparación con otros jugadores temperamentales es un misterio fascinante que algún día habría que indagar. Dudas que no ofrece nunca la elegante zancada de Varane, o el crecimiento constante y sorprendente Carvajal que cada verano traer nuevas virtudes a su repertorio. Marcelo sería caso aparte por su proyección ofensiva. ¿El mejor lateral ofensivo del mundo? Actualmente, sin duda posible. 



Hubo tiempos de garra, de galácticos, de señalamientos al estamento arbitral y de sentirse más cómodos sin la pelota. Fíjense que casualidad que el mejor centro del campo que uno recuerda al eterno rival (la delicia de Modric, los centros infalibles de Kroos, la magia de Isco, la zurda de James, etc.). Como aficionado al Barça, prestó poca atención a la megalomanía del señor Florentino Pérez, pero siento sana envidia del proyecto que Zidane y los suyos llevan despacito y con buena letra. 



Dijo Cristiano que con demasiada humildad no se ganaban finales. Creo que fue el único error de la noche del killer. Con elegante traje, Zinedine Zidane volvió a esconder sus cartas, a hacer los cambios correctos y salirse con la suya. Con discreción y dejando que los demás hablásemos de suerte. Si alguien quiere quitarle la Corona, aunque tenga al 10 de dieces en su plantilla, deberá prepararse para correr mucho, ser humilde y saber que esta Madrid de ahora no va a cansarse de ganar hasta que alguien nos demuestre lo contrario. En Cardiff ganó la mejor escuadra de Europa este curso. 



FOTOGRAFÍAS EXTRAÍDAS DE LOS SIGUIENTES ENLACES:



-http://www.mundodeportivo.com/futbol/champions-league/20170603/423122025487/final-champions-real-madrid-juventus-hoy-directo-online.html



-http://deportes.elpais.com/deportes/2017/06/03/actualidad/1496481795_063782.html



-http://www.number1sport.es/nuestros-numeros-1/la-leccion-de-italia-a-espana-con-sus-leyendas/attachment/buffon-y-sergio-ramos/
Publicar un comentario